BBVA prepara una «reestructuración rápida» en España y retoma el pago de dividendos

J. M. Camarero MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

El banco cerró el 2020 con un beneficio de 1.305 millones, un 63% menos, por las provisiones realizadas ante el impacto de la pandemia

29 ene 2021 . Actualizado a las 19:18 h.

BBVA ha reconocido que está preparando un plan de ajuste extraordinario de gastos en España. Una realidad que implicará reestructuración de la red y de la plantilla, aunque los responsables del grupo no han aclarado su dimensión, salvo que será un proceso «rápido». El consejero delegado del grupo, Onur Genç, se limitó este viernes a apuntar que lo hacen por «las necesidades cambiantes del negocio». Será presentado este primer semestre. «Nos hemos comprometido a desarrollar un plan pero estamos trabajando en ello», señaló el ejecutivo. Al cierre del 2020, BBVA tenía en España una plantilla de 29.330 empleados y una red de 2.482 oficinas.

En la presentación de resultados de este viernes, el presidente de BBVA, Carlos Torres, dejó clara cuál es la estrategia con respecto a sus accionistas: recuperar la senda de dividendo que se ha visto paralizado por la pandemia, y las restricciones impuestas por el BCE. El grupo prevé pagar un dividendo en efectivo de 5,9 céntimos por acción el próximo mes de abril. Además espera volver a su pay out (porcentaje del beneficio que se destina a remunerar al accionista) de entre el 35 y el 40% con otros dos pagos en efectivo en octubre de este mismo año y en abril del 2022. Además, iniciará un programa de recompra de acciones del 10 % a partir del verano. El banco pretende volver a su política de dividendos «clara, predecible, sostenible y 100 % en efectivo», indicó Genç. Las acciones de BBVA cayeron este viernes un 4,4%.

El banco también resaltó que tras la venta de su filial en EE. UU. cuenta con un capital para realizar «múltiples opciones estratégicas». Ante esta «fortaleza», como la calificó Torres, la entidad tiene ante sí un abanico de posibilidades para actuar. Entre ellas se encuentra la opción de «crecer» mediante fusiones «siempre que sean rentables», puntualizó. En este sentido, el presidente de BBVA apenas quiso comentar el fracaso de las negociaciones con el Sabadell para explorar una fusión entre ambos a finales del año pasado. «Había que tener en cuenta todos los aspectos», indicó, para zanjar: «Ya no hay que mirar atrás».

El grupo cerró el 2020 con un beneficio de 1.305 millones de euros, lo que supone un descenso del 62,9 % respecto a un año antes.