España puede vetar la venta de sus grandes empresas, como Francia

La entrada de inversores extranjeros está acotada por «seguridad nacional»


redacción / la voz

Ni por 14.000 millones de euros los canadienses de Couche-Tard consiguieron tomar las riendas del gigante francés de la distribución, Carrefour. Y no porque este se negase. Quien rechazó la operación fue el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire. «Es un no definitivo», les espetó, apartando las zarpas del conglomerado que acapara el 20 % del mercado galo y que más empleo sostiene en el país.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

España puede vetar la venta de sus grandes empresas, como Francia