A Galicia le fallan las energías

El próximo cierre de la central de carbón de As Pontes es el último capítulo de una serie que va de una crisis industrial que amenaza miles de empleos


redacción / agencia

A Galicia le fallan las energías. Grandes empresas relacionadas con ese sector -bien porque son productoras, bien porque fabrican componentes para las que se dedican a eso, bien porque son grandes consumidoras de electricidad- están poniendo en peligro la firmeza del tejido industrial de la comunidad y, lo más importante, miles de puestos de trabajo tradicionalmente bien remunerados. Las amenazas principales se concentran en seis compañías, radicadas todas en el noroeste de la comunidad, que rondan los dos millares de empleos.

Dos han anunciado que van a cerrar. Otra, lo acaba de hacer. Una más está aplicando un ERTE y el futuro de las otras dos es de lo más incierto.

Así, la última en arrojar un jarro de agua fría sobre los gallegos ha sido Endesa, que ha descartado prolongar la vida de la central térmica de carbón de As Pontes, toda una máquina de producir electricidad a la que pretende echar el cerrojo el próximo verano. El declive del negocio del carbón en los dos últimos años está detrás de esta decisión. La térmica tiene ahora 81 empleados, y algunos más disponibles por si hiciera falta. No serán despedidos, porque la empresa aplica un generoso plan de recolocación, prejubilaciones y bajas incentivadas, pero seguramente sí perderán su puesto 180 trabajadores de subcontratas. En los buenos tiempos, la central contaba con medio millar de operarios directos, y en los últimos años, con casi 200. «Endesa no se va, cambia de modelo de negocio», precisan fuentes de la eléctrica.

Naturgy cerró el verano pasado la otra térmica de carbón gallega: la de Meirama (Cerceda). Cuando eso ocurrió, contaba con 77 trabajadores, que fueron recolocados o enviados a casa con indemnizaciones. En la actualidad quedan en la térmica diez personas. Como en el caso de As Pontes, aunque ya no produzcan electricidad, hay que ir preparando el desmontaje y la demolición de las instalaciones. En uno y otro caso, el principal problema no es tanto la plantilla directa como el empleo auxiliar y la economía del entorno.

El caso más incomprensible -los otros no es lo que sean, pero ofrecen argumentos más o menos creíbles- es el de Siemens Gamesa, que ha anunciado el cierre de la fábrica de palas para aerogeneradores de As Somozas, al lado de As Pontes, con 215 trabajadores, que serán despedidos. Incomprensible porque adopta esta medida en un momento en el que los pocos negocios que van viento en popa son los de las energías renovables. Se están construyendo parques eólicos en todo el mundo a puñados para acelerar el tránsito hacia una economía verde. Y, sin embargo, cierra. El líder mundial en la fabricación de molinos de viento, de capital mayoritario alemán, prefiere producir en Portugal.

Xeal, con plantas en Cee y Dumbría, y 272 trabajadores, ni fabrica componentes para la industria de generación eléctrica ni tampoco produce energía. Pero sí depende de ella, de su precio, porque consume ingentes cantidades. Es una de las industrias electrointensivas gallegas que atraviesan por dificultades por el precio eléctrico, y también por la situación del mercado del acero, su principal cliente, pues elabora ferroaleaciones. Esta compañía, que asumió los activos en la Costa da Morte de Ferroatlántica, está en ERTE desde septiembre, que afecta de media a entre el 10 % y el 15 % de la plantilla, según la información proporcionada por la compañía, ahora en manos de un fondo de inversión estadounidense. El expediente expira en febrero.

Los casos Alcoa

Los dos últimos casos de crisis industrial merecen un aparte especial, pues en ambos desempeña un papel protagonista Alcoa, que quiso cerrar las fábricas de aluminio de A Coruña y de San Cibrao (Cervo), ambas electrointensivas, con casi un millar de empleados afectados. La primera, ahora denominada Alu Ibérica, la vendió a un fondo de inversión y este a un grupo de nombre Riesgo. Cuenta con 315 trabajadores, que llevan un mes en huelga. La garantía de empleo y actividad a la que se comprometieron los compradores acaba el verano que viene. La planta de San Cibrao se encamina también hacia su venta como alternativa al cierre y despido de 524 operarios. Las negociaciones serán, esta vez, con la SEPI.

Renovables como alternativa de futuro allí donde se explotó el carbón

Las empresas con centrales térmicas y que opten por cerrarlas (todas, menos EDP, que mantendrá una operativa en Asturias) están obligadas a presentar proyectos industriales alternativos para las zonas afectadas. Es el caso de Endesa y de Naturgy para las comarcas de As Pontes y Cerceda, respectivamente.

A falta de concretar oficialmente, ambas compañías planean sustituir el carbón por energías renovables para continuar en el negocio de la generación eléctrica. En el caso de Endesa, pretende reemplazar los 1.400 megavatios térmicos de As Pontes por 1.505 renovables, principalmente eólicos, para lo que anuncia una inversión de 1.581 millones. Además, tiene prevista la convocatoria de un concurso internacional de proyectos para la búsqueda de iniciativas empresariales en el emplazamiento de la central.

Fuentes de Endesa subrayaron que los trabajadores que ahora han tenido que ser recolocados en otros centros de trabajo podrán volver a trabajar a As Pontes cuando los nuevos proyectos estén en marcha.

Naturgy, por su parte, plantea para Meirama un plan económico alternativo con una inversión de 80 millones para el desarrollo de dos parques eólicos y un centro tecnológico de gas renovable, a partir de residuos ganaderos y orgánicos industriales (pesqueros, conserveros y lácteos). Además, recientemente, el presidente de la compañía, Francisco Reynés, avanzó que está en estudio un tercer proyecto, una planta de hidrógeno verde.

Ambas empresas optarán a fondos europeos del plan de recuperación para sus proyectos.

«Xa sufrimos bastante cos corenta anos da térmica»

Toni Longueira

Ninguno de los vecinos de A Lousa (Cerceda), donde está la central de Naturgy, quiere oír hablar ni de planes eólicos, biogás ni hidrógeno verde

Después de cuarenta años de actividad ininterrumpida, Naturgy decidió echar el cierre definitivo a la central térmica de Meirama. Lo hizo el 30 de junio del pasado año. La planta de Cerceda llegó a ser en su día la más rentable y la de mayor producción de energía de toda Europa con solo un grupo generador. En su construcción se precisaron más de 500 trabajadores y, durante el tiempo que estuvo operativa, no bajó de los 200 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, estos últimos, en su mayoría autónomos y empleados residentes en la comarca de Ordes.

Seguir leyendo

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

A Galicia le fallan las energías