Galicia traza planes por 2.510 millones para absorber las ayudas europeas

Todavía no hay iniciativas asignadas a la modernización de la industria


redacción / la voz

Gota a gota, los planes de Galicia para desembolsar las ayudas europeas del fondo Next Generation EU van tomando forma. Reciclando propuestas y añadiendo nuevos proyectos, la Xunta ha perfilado un mapa de puntos calientes donde se invertirá el dinero que llegue de la UE. Hay muchas necesidades que cubrir -unas heredadas de la pandemia, otras latentes- y el dinero no llega para todo. Por eso la lista de prioridades la encabezan proyectos con más potencial en términos de empleo, valor añadido y competitividad.

La suma de todos los planes alcanza ya los 2.510 millones de euros en inversiones, según datos del Ejecutivo autónomo. Con participación tanto pública como privada. Pero, por el momento, el Gobierno gallego solo ha solicitado 43 millones de fondos europeos para la puesta en marcha de la planta de hidrógeno verde, cuyo coste se eleva hasta los 135,7 millones y podría generar 200 empleos nuevos y permanentes. La manifestación de interés se presentó el 19 de diciembre y está pendiente del aval del Gobierno central. El desarrollo de esta tecnología puede hacer que la economía gallega sea menos dependiente de la energía contaminante y de los altos precios de los hidrocarburos en una década que vendrá marcada por el desmantelamiento y transformación de las industrias vinculadas al carbón.

En línea con ese renovado -y a menudo abandonado- interés por el medioambiente, Galicia quiere subsanar algunas carencias, por eso la Xunta ha incluido 12 iniciativas de conservación de la naturaleza, otras 12 de gestión forestal y protección contra incendios y una para la restauración de terrenos ubicados en antiguas canteras, que salpican toda la geografía gallega.

Siguiendo la estrategia de los fondos estructurales, también se incluirá el siempre socorrido proyecto de restauración de ecosistemas fluviales. Algunas zonas, como la ría de O Burgo, acumulan décadas de retrasos en su saneamiento con los perjuicios que esto provoca para la gente que vive de las actividades extractivas.

Economía azul

La lista de 27 proyectos -que suman inversiones por valor de 257,8 millones de euros-, la completa el proyecto que ha incluido la Consellería do Mar para el desarrollo sostenible de la producción y comercialización ligada a la economía azul. Todos ellos forman parte de una de las propuestas que trasladó Galicia al Gobierno central para elaborar su Plan Nacional de Recuperación. Más allá del marco de transición energética y del marco de sostenibilidad, no han trascendido proyectos de modernización industrial, la tercera pata. El plazo expira el 20 de enero.

La lucha contra la despoblación del rural absorbe hasta el 84 % del esfuerzo inversor

¿Qué hay de los otros 2.100 millones? La Xunta quiere inyectar el 84 % de las inversiones a través de cuatro grandes iniciativas para contener la hemorragia demográfica del rural gallego. La primera, y más conocida, es la creación de un complejo de economía circular (570 millones) donde se tratarán hasta 2,6 millones de toneladas de residuos al año utilizando cuatro tecnologías distintas que permitirán aprovechar residuos orgánicos como los purines, generando biogás; la recuperación de residuos urbanos, industriales, textiles y marinos para utilizarlos en otros procesos productivos; la creación de textil reciclado para creación de fibras sostenibles y una cuarta tecnología para el reciclaje de las conchas de mejillón.

La segunda iniciativa que ha diseñado el Gobierno autónomo para dinamizar el rural está vinculada a la explotación forestal sostenible. Hasta 360 millones de euros podrían invertirse en el desarrollo de un «ecosistema de empresas de alto compoñente tecnolóxico» que ayudarían a desarrollar una industria de fibra textil a partir de residuos y componentes de la celulosa. Unos 140 millones de euros necesitará la Xunta para la tercera iniciativa: la generación de biocombustibles a partir de los residuos de la planta de Sogama.

El grueso de las inversiones se concentran en la cuarta y última iniciativa: 27 proyectos por valor de 1.047 millones de euros que incluyen la recuperación de tierras agrarias, saneamientos en núcleos de menos de 5.000 habitantes, renovación del modelo turístico del Camino de Santiago, comarcas vitivinícolas, A Mariña lucense y la provincia termal de Ourense. También habrá fondos para mejorar la eficiencia energética en centros educativos, desplegar transporte adaptado y construir centros de acogida para menores y ancianos, además de rehabilitar conjuntos históricos del rural.

Ausente en los proyectos de innovación interregionales

Galicia camina sola, al menos en lo que a innovación se refiere. De los ocho planes interregionales de alta tecnología seleccionados por la Comisión Europea en el 2017 para poner en marcha, la comunidad solo estuvo presente en uno sobre explotaciones agrarias inteligentes. El norte de Portugal y el País Vasco se sumaron hace ya tres años a los trabajos para renovar sus industrias textiles y hacerlas más sostenibles. No hubo impronta gallega en esa iniciativa.

Galicia también estuvo ausente en el despliegue conjunto del plan piloto de energía renovable marina, liderado por el País Vasco y en el que participaron Asturias, Andalucía, Navarra y el norte de Portugal. Tampoco hay rastro de Galicia en los trabajos de mejora de impresión 3D, en el proyecto de bioeconomía, ciberseguridad o el de trazabilidad y uso de datos en la cadena agroalimentaria. Y parece que también estará ausente en los nuevos proyectos interregionales.

La Comisión Europea anunció ayer la selección de otras cuatro iniciativas innovadoras que recibirán apoyo y asesoramiento de la UE en el 2021. Galicia no participa en ninguno. Ni en el que está enfocado a reforzar la industria para predecir y prevenir pandemias (liderado por el País Vasco), ni en la asociación regional para la modernización del textil (liderado por el norte de Portugal), ni en el proyecto para el desarrollo de tecnologías de hidrógeno en regiones intensivas en carbón, que capitanea Aragón o el de turismo sostenible e inteligente que encabeza Thüringen (Alemania). Todos ellos recibirán asesoramiento y apoyo de Bruselas para llevar a buen puerto los proyectos, que recibirán fondos del FEDER.

Premiar la colaboración

¿Es mejor ir por libre? No. Tampoco en lo que se refiere al desembolso de ayudas europeas. Los proyectos interregionales obtienen más puntos en la UE a la hora de valorar su papel estratégico porque generan más sinergias y cohesión territorial entre países.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
6 votos
Comentarios

Galicia traza planes por 2.510 millones para absorber las ayudas europeas