Otra oportunidad para salvar Alcoa

La fábrica de San Cibrao podría volver a la SEPI 23 años después de su venta

El comité de Alcoa, arriba su presidente, donó juguetes y comida al banco de alimentos de Foz
El comité de Alcoa, arriba su presidente, donó juguetes y comida al banco de alimentos de Foz

redacción / la voz

Una sentencia demoledora que le impide despedir y dejar de producir y una huelga indefinida durante tres meses han forzado a Alcoa a sentarse de nuevo a la mesa de negociación para retomar la posible venta de la fábrica de aluminio de San Cibrao. De momento, es solo un ofrecimiento que condiciona al fin del paro, pero que seguramente se hará realidad pues el comité de empresa le planteó en varias ocasiones justamente eso: que si volvía a las negociaciones para la venta, levantaría la huelga. La multinacional ha recogido el guante, aunque también mantiene abierto el frente judicial y ha recurrido ante el Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que declaró nulo el ERE de extinción para 524 trabajadores (primero eran 534). Ese fallo ata de pies y manos a la compañía para llevar a cabo sus planes de cierre de la última planta de aluminio del país.

La empresa asegura que pierde un millón de euros a la semana con la fábrica en funcionamiento.

El grupo estadounidense está dispuesto a explorar de nuevo la venta de las instalaciones en términos razonables y solo con la SEPI. Ya lo intentaron durante cuatro días de finales de septiembre, cuando la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales se metió en medio de las conversaciones que mantenían Alcoa y el grupo industrial británico Liberty para intentar reconducir una operación que aun así acabó en fracaso. La SEPI se ofreció a comprar la fábrica de aluminio para luego entregársela a Liberty. De ese modo, el activo de la antigua empresa estatal Industria Española del Aluminio (Inespal) volvería a los brazos públicos después de la venta de Inespal a la multinacional estadounidense en 1998. La planta es el penúltimo bien que queda en manos de Alcoa de aquella transacción. La última es la fábrica de alúmina, también en San Cibrao.

Las conversaciones de finales de septiembre fracasaron porque la ambición de Liberty y de la SEPI para asegurarse el control futuro de la alúmina rompió el saco, según la multinacional estadounidense. Porque esa última planta no está en venta y tampoco acepta derechos de tanteo sobre ella. Con ellos, Liberty quería garantías suficientes de que dispondría de material para seguir fabricando aluminio primario.

Además, tal y como explicaron los abogados de Alcoa durante el juicio del ERE, la SEPI planteó una gestión conjunta de ambas fábricas, algo que, según los letrados, no permitirían las autoridades de competencia. Con esa oferta, la sociedad estatal pretendía que la actual propietaria se ahorrase los elevados costes necesarios para separar la planta de aluminio de la refinería de alúmina, estimados en entre 40 y 60 millones de dólares (32,5 millones y 48 millones de euros, respectivamente), pero que los aportase para apoyar la sostenibilidad de la fábrica durante un tiempo.

Ambas partes sí estaban conformes con poner el precio de 1 euro al activo. La multinacional estadounidense ofrecía realizar una aportación de 130 millones de dólares (105 millones de euros) y un contrato de suministro de alúmina durante cinco años.

Durante el juicio del ERE, el abogado del Estado destacó que Alcoa nunca quiso negociar una venta ni evitar los despidos.

Ahora se abre una segunda oportunidad que salve del cierre parte del complejo de San Cibrao.

«A SEPI ten que ser un hospital de urxencia para as empresas en crise»

Los principales sindicatos se felicitaron por el cambio de rumbo en el conflicto de la fábrica de Alcoa. El secretario general de la Federación de Industria de CC.OO. en Galicia, Víctor Ledo, incluso celebró que la multinacional parezca dispuesta a vender la planta de aluminio primario a la SEPI. En este sentido, Ledo consideró que la sociedad estatal debe convertirse en un «hospital de urxencia para asistir a empresas en crise» para evitar cierres y afrontar el declive industrial de algunos sectores estratégicos para Galicia.

Ledo citó como ejemplo también las antiguas plantas de aluminio de Alcoa en A Coruña y en Avilés, que atraviesan por una situación crítica tras pasar por dos cambios de manos en menos de dos años. Las fábricas, que operan como Alu Ibérica, fueron vendidas en julio del 2019 por Alcoa al fondo de inversión Parter, pero este las revendió en abril del 2020 al grupo industrial Riesgo.

La plantilla de A Coruña, que supera los 300 operarios, lleva más de una semana en huelga por el despido de una compañera. Además, informes de Inspección de Trabajo hablan de falta efectiva de actividad.

Parter adquirió las plantas con el compromiso de mantener actividad y empleo durante un mínimo de dos años, que se cumplen el próximo verano. Alcoa lo ha denunciado por incumplir el acuerdo. Además, la Audiencia Nacional juzgará esas operaciones de venta.

Raúl Blanco: «Es imposible hacerlo peor que Alcoa»

f. fernández

El secretario general de Industria espera que la sentencia fuerce a la empresa a aceptar vender en lugar de cerrar la fábrica de San Cibrao

Raúl Blanco, secretario general de Industria, se muestra exultante, ríe con frecuencia a lo largo de esta entrevista. La sentencia que anula el despido colectivo de Alcoa en San Cibrao le ha dado un respiro entre tantos tambores de crisis industrial.

-¿Aliviado con la sentencia que anula el ERE de Alcoa?

-Estamos muy contentos. La sentencia demuestra que el trabajo conjunto entre Administraciones era imbatible, insuperable. Siempre defendí que, si íbamos cada uno por su lado, quien ganaba era la empresa, y la prueba es que Alcoa lo ha hecho todo mal. La Justicia se lo ha dicho. No hay precedentes de una sentencia así en España. Es una derrota sin paliativos para Alcoa. Estamos más reforzados para seguir trabajando por una solución. Aliviado no es la palabra porque no hay una solución definitiva, pero esperemos que la irresponsabilidad de Alcoa, que le ha costado una sentencia en contra, haga su efecto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Otra oportunidad para salvar Alcoa