Liberbank y Unicaja recortarán los costes el 20% y dedicarán 378 millones a reducir plantilla

El nuevo grupo bancario se declara abierto a otras fusiones


madrid / colpisa

La fusión de Unicaja y Liberbank, afirmó este miércoles Manuel Azuaga, presidente de la primera y primer ejecutivo de la nueva entidad llegado el momento, permite ganar tamaño y los colocará «entre los bancos más relevantes por dimensión». «Pero ello no es un fin en sí mismo», aseguró, sino «elevar de forma notable la eficiencia, la rentabilidad y la fortaleza financiera», sobre todo en un escenario tan complicado para la banca como el actual, marcado por el desafío digital, los bajos tipos de interés y la crisis económica provocada por la pandemia. La integración es una decisión estratégica defensiva.

Los planes de ambas entidades, cuya fusión culminará a mediados del año próximo, pasan por recortes de costes de 192 millones de euros anuales desde el 2023, cifra que incorpora el asociado al plan anunciado por Unicaja antes de que tomaran forma las negociaciones con la asturiana. La merma total equivale al 20% de la base de costes de la entidad combinada. Ni Azuaga ni el consejero delegado del nuevo banco, Manuel Menéndez -actual primer ejecutivo de Liberbank- dieron detalles sobre cómo afectará el matrimonio al empleo y al número de oficinas, pese a las reiteradas preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa. Aunque tienen estimaciones sobre ello, habrán de consultarlo y negociarlo «con los afectados», tal y como, afirmaron, marca la ley y su filosofía de trabajo. Menéndez, de todas maneras, comentó que los solapamientos de sus respectivas redes son bastante reducidos en términos generales y que el nuevo banco «nace con vocación de permanencia en las regiones en las que tienen arraigo».

Lo que sí precisa el plan de fusión es el coste de la reestructuración: 540 millones de euros, 378 de los cuales estarán destinados a sufragar la eliminación del exceso de capacidad que quedará tras la integración. A ello habrán de sumarse 400 millones en provisiones adicionales y otros 200 para otras contingencias. En total, el impacto en capital de la transacción alcanzará los 1.200 millones. Pese a ello, su ratio de capital de primera calidad será de un 12,4 %, la más elevada de la banca española cotizada. Ello, con una morosidad estimada del 3,8 % y una tasa de cobertura del 67 %.

Todos estos planes incidirán en una mejora de la rentabilidad sobre el capital (RoTE), que se acercará al 6 % en un plazo de tres años, desde niveles en el entorno del 3 % que registran actualmente los dos bancos por separado. Menéndez aclaró que esta es una previsión, no un objetivo. Como también lo es la que apunta que las sinergias permitirán incrementar el beneficio por acción de ambas entidades en aproximadamente un 50 % respecto a las estimaciones del mercado para el 2023: en el caso de Unicaja el aumento sería de un 57 %, mientras que para Liberbank se quedaría en un 43 %. Azuaga señaló que estas mayores eficiencias, rentabilidad, capacidad de generación orgánica de capital, también tendrá consecuencias en una mayor cuantía de los dividendos repartidos. La entidad combinada espera tener un pay-out (porcentaje del beneficio que se reparte en forma de dividendos) del 50 % «en cuanto las perspectivas macroeconómicas mejoren y se levanten las restricciones regulatorias».

La ventajas del tamaño

Aunque la ambición de la nueva entidad no es solo ganar rentabilidad vía recorte de costes, sino también por la generación de sinergias de ingresos, con mejoras en los negocios fuera de balance -seguros, fondos de inversión y planes de pensiones- y capturando una mayor cuota de mercado en negocios en los que por tamaño ahora les es más difícil competir, como el comercio exterior o la banca corporativa. Ganar tamaño, como señaló el presidente, también les ayudará a acceder a los mercados financieros de una manera más eficiente, gracias a su futura mayor liquidez, capitalización, visibilidad y cobertura de analistas. Ello, según Azuaga, incidirá positivamente en un mayor interés de los inversores institucionales y en la realización de emisiones en mejores términos para cumplir con los requisitos regulatorios.

¿Más fusiones? El nuevo grupo bancario no se cierra puertas. Al revés. Se muestra dispuesto a defender el quinto puesto que ocupará dentro del sector financiero español por activos. Y, por ello, Menéndez aseguró que están «abiertos a considerar otras oportunidades». «Todo es posible. Entendemos que esta es una buena operación, pero no sabemos si puede haber más, o no. Por dimensión y por cómo es el mapa bancario español, podría ser», aventuró Menéndez.

La nueva Unicaja estará en el 80% del territorio español

Por el momento, la nueva Unicaja -así se llamará la entidad resultante de la fusión, que tendrá su sede en Málaga- se asegura presencia en el 80% del territorio español, con cuotas en el mercado de depósitos que llegan al 31 % en Asturias, al 26 y el 25%, respectivamente, en Cantabria y Extremadura, del entorno del 20 % en las dos Castillas y del 12 % en Andalucía. En Bolsa, Liberbank estuvo durante todo el día en territorio negativo, al contrario que Unicaja. Al cierre, el primero cedía un 3,69% y el segundo se revalorizaba un 1,97%.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Liberbank y Unicaja recortarán los costes el 20% y dedicarán 378 millones a reducir plantilla