La luz más barata se refugia en la tarifa regulada por el Gobierno

El ahorro mensual en la factura es de 19 euros en relación al mercado libre


redacción / la voz

El mundo gira un poco al revés en el negocio de la comercialización de energía eléctrica. ¿Por qué? Porque la mayor parte de los consumidores domésticos están donde no deben estar y mantienen tarifas que podrían ser más baratas con un simple cambio de contrato. Y es así de descabellado porque los clientes de las eléctricas siguen sin estar bien informados sobre lo que más les conviene, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El regulador ha realizado una encuesta que revela que solo uno de cada cuatro entrevistados conocían algo tan básico como la diferencia entre mercado regulado y libre. Pues el primero está intervenido (para bien, en teoría) por el Ministerio para la Transición Ecológica; el segundo, queda en manos de lo que negocian las compañías con los particulares. Y hay que saber negociar.

Es importante conocer esos matices porque uno se juega dinero en ello. Porque, según Competencia, un consumidor con tarifa regulada pagó por su factura mensual de la luz 37 euros en junio pasado, un 10 % menos que un año antes. Eso, pese a que el consumo aumentó casi un 10 %. En cambio, uno de mercado libre abonó 56, o sea, casi 19 euros más. En este caso, el recibo fue un 7 % más caro que el ejercicio anterior, mientras que la demanda de energía creció un 14,7 %.

Pese a esa diferencia de precios, la mayoría de los consumidores domésticos tienen contratadas tarifas en mercado libre: casi 16 millones, frente a los 10,7 millones del regulado, según los últimos datos de Competencia.

Pero aún se puede pagar menos por la electricidad. Lo más de lo más es contar con discriminación horaria y concentrar el consumo en las horas más baratas del día y evitar las caras. De esta manera, según el regulador, se pueden ahorrar tres euros al mes en el caso de los contratos a precio intervenido por el Gobierno. Según las estadísticas de Competencia, discriminación horaria la tienen solo un millón de los 10,7 millones de clientes del regulado. En cambio, en el libre son mayoría los primeros: 8,8 millones de consumidores, frente a los casi 16 millones totales.

La CNMC recuerda que la comparativa de la facturación de esta tarifa regulada con y sin discriminación horaria se incluye expresamente en las facturas eléctricas de estos hogares.

Todo está en el recibo

Los consumidores de energía eléctrica pecan de falta de información suficiente sobre el tipo de mercado, de tarifa, la potencia contratada... En la factura que llega cada mes -en algunos casos, cada dos- están todos los datos. Así, la denominación de la empresa que emite el recibo revela ya si se trata de regulado o no, pues Competencia obligó a las compañías a diferenciar bien los nombres con los que operan en uno y en otro mercado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La luz más barata se refugia en la tarifa regulada por el Gobierno