Luis Garicano: «Los proyectos gallegos para los fondos de la UE están bien pensados»

El eurodiputado cree que es un error excluir a las autonomías de la gestión de las ayudas


redacción / la voz

Pocos eurodiputados tienen ahora mismo más responsabilidad sobre sus hombros que Luis Garicano (Valladolid, 1967). El jefe de filas de Ciudadanos en el Parlamento Europeo forma parte del equipo negociador encargado de diseñar el reglamento del fondo anticrisis Next Generation EU, del que España podría recibir hasta 140.000 millones de euros. Esta semana ha hecho una parada en Galicia para reunirse con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, quien le ha dado los detalles de los planes autonómicos para desembolsar las ayudas.

-¿Qué le parecen los proyectos gallegos?

- Los proyectos tractores están bien pensados. Tienen elementos muy útiles de colaboración público-privada. Tanto el de hidrógeno verde como el de residuos para la economía circular, el de fibras textiles o los de renovables. Faltaría incorporar proyectos de digitalización. Pero encajan muy bien.

-¿Son suficientes para compensar el empleo que se perderá con la crisis y la transición económica?

-Galicia ha crecido más que el resto de España porque tiene un sector privado muy dinámico con unas industrias exportadores, sobre todo en áreas textiles y en la automoción, muy potentes y creo que hay que ser optimistas. Protegiendo el tejido industrial e invirtiendo en su competitividad, Galicia seguirá creciendo. La innovación y los laboratorios digitales crearán muchos empleos. La Xunta habla de 20.000 directos, supongo que tienen un impacto indirecto también. La clave es pensar en el medio y largo plazo, no aumentar el gasto corriente como hace Moncloa.

-El 96 % del tejido industrial son pymes. ¿Permeará el dinero hasta ellas?

- Son inversiones más difíciles de canalizar. Los comerciantes de Santiago me decían que quieren vender on-line, pero para cada tienda es un coste absolutamente excesivo. Hablan de digitalizar a través de asociaciones de comerciantes para superar el predominio de la pequeña empresa. Galicia tiene 200.000 pymes, con una importancia absolutamente enorme en el empleo, así que sí, hay que canalizarlo ahí. Tienen que digitalizarse y utilizar los fondos europeos para ganar tamaño. Que no sea un dinero que llegue, se riegue y se pierda.

-La inversión del Estado caerá un 11 % en Galicia. ¿Podemos tener garantías de la UE de que esto no pasará con las ayudas europeas?

-El Gobierno ha hecho unos presupuestos que tienen mucho más contenido político que de futuro para España. El reparto está hecho con esos condicionantes políticos. Más dirigido a satisfacer necesidades de la coalición que a hacer la inversión necesaria. De momento no sabemos nada del proceso para las ayudas europeas, si hay plantillas ni se sabe cómo se va a asignar. Me preocupa mucho que los proyectos que se financien no sean los proyectos que realmente hacen falta sino los proyectos que políticamente convengan.

-Pero los criterios tampoco están claros en la UE, donde además el fondo está bloqueado. ¿Qué consecuencias tendrá este retraso?

-Hay dos procesos que se tienen que cerrar. El primero es el bloqueo de Hungría y Polonia. Espero que se solucione en la cumbre del 10 de diciembre. La segunda cosa es concluir las negociaciones entre Eurocámara y Gobiernos para el reglamento del fondo, asegurando la transparencia en la gestión, claridad en los criterios, controles y que el dinero europeo se gaste en prioridades europeas, que no sirva para financiar campañas electorales. Se empezarán a hacer los desembolsos a partir del verano, pero de ninguna manera nos van a dar 27.000 millones de euros el año que viene. Además, es proyecto a proyecto. No te hacen un cheque. Hay que cumplir unos hitos. Cada proyecto se va pagando a medida que se va cumpliendo. El Gobierno necesitará una gestión más profesionalizada.

-¿Es eficaz el organigrama del Ejecutivo para gestionar el dinero?

-En España el dinero europeo se gasta poco y mal [...] Hay que hacer una oficina técnica de alto nivel con muchas personas especializadas e independientes. El organigrama del Gobierno es lo contrario: politizado, poco técnico y no tiene experiencia. Sería muy sorprendente que saliera bien. En Galicia los números son buenos, están en la media europea.

-Bruselas se queja de las bonificaciones y exenciones españolas y del reducido gravamen al diésel. Ustedes no quieren subirlos. ¿Les darán un tirón de orejas?

-Hay que compaginar la situación fiscal estructural con la del año que viene. No es momento de subir impuestos. El Banco de España dijo que el 10 % de nuestras empresas y hasta 30 % del sector de la hostelería puede entrar en liquidación este año. La posición de pedir subidas no es la correcta. La economía española, por supuesto, tiene que ser solvente a medio plazo.

-A medio plazo, ¿sería necesario retirar bonificaciones, subir el impuesto al diésel y el IRPF a rentas más altas?

-Diría que hace falta una reforma fiscal en España que tiene que ver más con asegurar que el sistema no tiene los enormes agujeros que tiene ahora, que parece un queso gruyer. Hay diferencias de contribuciones entre distintos tipos de renta muy grandes. Gente y empresas que no contribuyes lo que deberían. Recuerdo el caso de Netflix, que estaba pagando hace dos años 3.100 euros anuales en impuestos. Hay que asegurar que cerramos esos agujeros.

-La competencia fiscal entre comunidades dificulta fijar empresas y altas rentas en la comunidad. ¿Habría que cambiar el marco?

-No creo que sea lo que está sufriendo Galicia. Tiene un tejido industrial extremadamente exportador y potente, hablamos no solo de Inditex, sino de muchos otros textiles, de Estrella Galicia, Rianxeira y otras alimentarias como Coren, que exportan y tienen una potencia europea y mundial. El dinamismo en el sector empresarial está ahí. Es evidente que España necesita una reforma autonómica, pero creo que por razones políticas está siendo muy complejo. Los gallegos deberían ser optimistas porque la región está mostrando un dinamismo económico importante en el sector privado.

-¿Tocaría los marcos fiscales?

-Creo que hay que tocar la estrategia de financiación autonómica. Creo que eso es un problema en España. Todavía no tenemos un marco que permita que todos los ciudadanos tengamos mismos derechos en todas las regiones. Hay un problema político complejo con Cataluña y eso lo dificulta todo.

-¿Le ha trasladado la Xunta alguna petición expresa sobre el reglamento de los fondos europeos de recuperación?

-Que incluya el papel de las regiones en el reglamento. Vamos a intentarlo.

-¿Cuál es ese rol?

-No se ha dado capacidad de decisión a las comunidades autónomas, se las está dejando fuera de juego completamente y eso es un error [...] Son las que conocen cómo funcionan las cosas en el día da día. Tienen capacidad para seleccionar los proyectos realmente necesarios.

-¿Se podrán presentar proyectos entre varias comunidades?

- Creo que debería ser posible. En el reglamento daremos más puntos a los proyectos con capacidad de combinar países. España debería hacerlo con las comunidades.

-Entonces, ¿un proyecto entre Galicia y el norte de Portugal tendría más puntos que uno participado por Galicia y otra comunidad vecina?

- Absolutamente. Eso es así.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Luis Garicano: «Los proyectos gallegos para los fondos de la UE están bien pensados»