«Hay que dejar de penalizar la electricidad con tanto impuesto»

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Endesa apuesta por una reforma fiscal profunda para repartir costes y gravar el consumo de combustibles contaminantes

24 nov 2020 . Actualizado a las 18:52 h.

Acelerar la transición energética para llegar al 2050 con una España libre de emisiones, propulsando la instalación de fuentes renovables para generar energía limpia y electrificando la economía (coche eléctrico para moverse, bomba de calor para calefacción...). En esto están de acuerdo empresas del sector y Gobiernos central y autonómicos. Sin embargo, hay un pero en el camino, que se encargó de poner de relieve José Casas, director general de Regulación de Endesa: «Hay que dejar de penalizar la electricidad con tanto impuesto y cargos» para que sea más barata, de modo que los consumidores, por ejemplo, instalen bombas de calor, un sistema de calefacción económicamente ahora «poco atractivo en comparación con las calderas de gas o de gasoil», añadió. Porque, recordó, el 50 % del precio de la electricidad está hipotecado con cargas fiscales, mientras que los combustibles más contaminantes tienen impuestos más bajos.

En ese sentido, Casas apostó por una «reforma fiscal profunda e integral, no subiendo impuestos al diésel, que no es la solución, sino repartiendo los costes entre todos los sectores, también vivienda y automóvil, y penalizando a los que emitan más CO2».

Casas fue uno de los participantes en el congreso de la patronal eléctrica Aelec, que este martes giró en torno al papel del sector en la descarbonización de la economía y en la transición energética. Todos coincidieron en que es imprescindible acelerar las inversiones para avanzar en la lucha contra el cambio climático y también como motor de recuperación económica. Los representantes de las principales eléctricas del país reclamaron de nuevo un marco estable y predecible para efectuar inversiones sin miedo a cambios normativos como los efectuados en los últimos años. La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, participó en la asamblea para avanzarles que esos vaivenes en política energética han pasado a la historia.