Conde demanda «igualdade de oportunidades» en el reparto de ayudas europeas

El conselleiro de Economía presentó a la Comisión los detalles de los planes tractores gallegos


Redacción / La Voz

No hay fecha para la recepción de las ayudas, tampoco un reglamento para su desembolso. Ni siquiera hay unos criterios de reparto, pero las comunidades autónomas van tomando posiciones para lo que será una carrera contrarreloj: la absorción de los 72.000 millones de euros que tiene reservada la UE en su plan Next Generation EU para la recuperación española.

Hoy fue el turno de Galicia. El vicepresidente Económico, Franciso Conde, se reunió con el representante de la Comisión Europea en España, Franciso Fonseca, para detallarle el plan anticrisis articulado por la Xunta, que gira alrededor de siete proyectos tractores «maduros», de colaboración público-privada, y un centenar de iniciativas auxiliares encuadradas dentro de los objetivos de la UE: la transición digital y la ecológica.

Conde también mantuvo un encuentro con el responsable del Gobierno para la gestión del plan de recuperación, Manuel de la Rocha, para demandar que en los criterios de reparto «prime a igualdade de oportunidades entre comunidades autónomas», que atiendan cuestiones como la crisis demográfica o la transición industrial y la necesidad de «reducir as diferenzas existentes nos niveis de renta das rexións», que penaliza a Galicia.

Polonia y Hungría sabotean los presupuestos de la UE

Si no levantan el veto, España no podrá desbloquear las ayudas de las que depende su recuperación

Llevaban meses advirtiéndolo y hoy lo han vuelto a confirmar: los gobiernos de Polonia y Hungría vetarán los presupuestos de la UE para los próximos siete años. Eso aseguran los portavoces de sus Ejecutivos. Las cuentas que deben contar con el aval de todos los Estados miembro (27). Sin él, la Comisión no podrá salir a los mercados para financiar el paquete de ayudas para la recuperación de España (140.000 millones de euros, 72.000 en subvenciones a fondo perdido). 

Tanto el primer ministro húngaro, Viktor Orban (PP europeo), como su homólogo polaco Mateusz Morawiecki (euroescéptico) se han plantado. Y lo han hecho tras amenazar en multitud de ocasiones con bloquear el acuerdo si no se retira una cláusula introducida por la presidencia alemana de turno de la UE para vincular el desembolso de los fondos con el respeto al Estado de derecho, un asunto con el que ambos países tienen algo más que problemas. Tanto Hungría como Polonia arrastran un largo historial de deriva antidemocrática (restricción de libertades individuales y secuestro de la Justicia), lo que obligó a la UE a abrirles sendos expedientes de infracción. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Conde demanda «igualdade de oportunidades» en el reparto de ayudas europeas