María Couto: «Estamos en un mercado cíclico, ahora toca resistir para cuando se recupere»

f. fernández / x. ameixeiras CEE / LA VOZ

ECONOMÍA

Ana Garcia

Xeal, sucesora de Ferroatlántica en la Costa da Morte, afronta un ERTE

15 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

María Couto dejó Pittsburgh, donde trabajaba para Alcoa, para regresar a Galicia. No a su Foz natal, sino a la Costa da Morte, para asumir, en enero pasado, la dirección corporativa de Xallas Electricidad y Aleaciones (Xeal), la nueva denominación de la empresa que explota las fábricas de ferroaleaciones de Cee y Dumbría y diez centrales hidráulicas en el Xallas. Ferroatlántica las vendió el año pasado por 170 millones al fondo de inversión norteamericano TPG, aunque las gestiona la española Ithaka.

-Xeal está en ERTE, ¿por qué?

-Siempre nos propusimos que la producción se adaptase a la demanda, es lo que estamos haciendo, pero aprovechamos cualquier mínima oportunidad que nos da el mercado para aumentar producción. Lo hicimos la semana pasada, cuando reactivamos otro horno durante dos meses y reincorporamos a veinte personas del ERTE. Ahora mismo tenemos tres hornos activos y dos apagados, y al 8 % de la plantilla en ERTE (21 de 272 operarios). Nuestro compromiso es producir cuando haya demanda y cuando no, centrarnos en invertir para ser más competitivos en el largo plazo. A pesar de la complicada situación, que es así, lo estamos llevando a cabo.

-¿Cuál es esa situación complicada?

-A principios de año ya percibimos que nuestros clientes, las acerías, consumían menos, pero en aquel momento pensamos que la situación se iba a corregir a lo largo del año. Llegó el virus y afectó de forma importante a dos sectores muy vinculados al negocio del acero, la automoción y la construcción. Los analistas veían un repunte hacia el final del primer trimestre del año que viene, y yo creo que eso es así, pero hay gran incertidumbre sobre la recuperación de la demanda en el cortísimo plazo, igual no es posible. De todos modos, estamos acostumbrados a vivir en el mercado de las comodities [materias primas], que es cíclico, y sabemos que la demanda se va a recuperar. Cuando tocan período bajos tienes que resistir para cuando llegan los altos.

-¿Cuánto tiempo pueden aguantar con esta crisis de demanda?

-Queremos estar preparados para cuando se reactive la demanda y por eso invertimos para ser más competitivos. Con eso podemos salvar la situación. El proyecto de Xeal es un proyecto a largo plazo, con el que estamos comprometidos. Cuando entramos asumimos el compromiso de invertir 28 millones en el período 2020-2024 y es lo que estamos haciendo. Hasta ahora llevamos invertidos seis millones de euros y yo creo que eso demuestra nuestro compromiso con el largo plazo.

-¿En qué han invertido ese dinero?

-Nuestro plan de inversiones se centra en cuatro ejes estratégicos: la seguridad de nuestros trabajadores, cumplimiento de la normativa medioambiental, mantenimiento preventivo de todos nuestros activos y eficiencia y eficacia para ser competitivos.

-Las fábricas tienen un aspecto muy antiguo y ajado, ¿con 28 millones se pueden modernizar?

-Son activos muy antiguos, es verdad, la primera fábrica, esta de Cee, es de 1904, pero una cosa es la parte estética y otra el funcionamiento de los hornos, que lo hacen perfectamente. Más que la estética nos importa la seguridad, pero nuestra idea es darle otro aspecto, sí, pero eso será más adelante.

-La operación con Ferroatlántica sigue levantando suspicacias entre los trabajadores. ¿Será porque la nueva dueña es un fondo de inversión? Tienen fama de querer rentabilidad rápida para luego revender.

-No sé si la reacción hubiera sido diferente si en lugar de un fondo de inversión hubiera comprado los activos otra empresa. Pero no hay motivos para desconfiar. El compromiso es el mismo y la gestión, también.