La Justicia europea declara ilegal el método español para considerar los despidos colectivos

Recuerda que el período de referencia de 30 a 90 días puede aplicarse antes o después de la extinción de un contrato individual


Redacción / La Voz

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha declarado ilegal el método que hasta ahora utilizaban los jueces españoles para determinar cuándo un despido individual se puede encuadrar en el proceso de un despido colectivo.

Los magistrados europeos han llegado a esta conclusión tras examinar un caso remitido por un juzgado de Barcelona en el que una trabajadora de Marclean Technologies pedía la nulidad de su despido el 31 de mayo del 2018 por considerar que formaba parte de un despido colectivo encubierto. Para sostener esta acusación, la denunciante alegó que entre el 31 de mayo, día de su despido, y el 14 de agosto cesaron a otras siete personas. El día 15 de agosto le tocó el turno al grueso de la plantilla: 29 trabajadores. Y la compañía echó el cierre. La denunciante (U. Q.) recurrió su despido al considerar que no se trataba de un simple despido improcedente sino que formaba parte de una estrategia fraudulenta de «goteo» de salidas para tapar en realidad un despido colectivo.  

Cuando el caso llegó al Juzgado de Barcelona, el juez manifestó sus dudas sobre cómo computar el período de tiempo de referencia para considerar que un exempleado fue despedido en el marco de un despido colectivo. Según la interpretación que ha hecho hasta ahora el Tribunal Supremo, apoyándose en el Estatuto de los Trabajadores, solo se podría avalar el argumento de la denunciante si su despido se hubiera producido en los tres meses posteriores (90 días) del despido masivo de trabajadores y no antes.

La Justicia europea rechaza esta interpretación, no solo por ser contraria a la normativa de la UE -que no establece límite temporal alguno-, también porque va en dirección opuesta a lo que busca legislación: reforzar la protección a los trabajadores. De ponerse coto temporal al período de cómputo, las empresas tendrían muchas más facilidades para optar por el «goteo» de despidos para eludir las consecuencias de los despidos colectivos. «Limitar el período de referencia, o bien exclusivamente al período anterior al despido individual impugnado, o bien igualmente al período posterior a dicho despido en caso de fraude podría restringir los derechos de los trabajadores afectados», reza la sentencia, que enmienda así al Tribunal Supremo español y le recuerda que «a efectos de apreciar si un despido individual impugnado forma parte de un despido colectivo, el período de referencia previsto en dicha disposición para determinar la existencia de un despido colectivo ha de calcularse computando todo período de 30 o de 90 días consecutivos en el que haya tenido lugar ese despido individual y durante el cual se haya producido el mayor número de despidos efectuados por el empresario».  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La Justicia europea declara ilegal el método español para considerar los despidos colectivos