Arranca con el «single's day» la temporada de descuentos más larga y desesperada del comercio

«El día del soltero», «black friday» y Navidad encadenarán ofertas para avivar el gasto


vigo / la voz

Lo que queda en pie del comercio, en este 2020 fatídico para el consumo, se juega su supervivencia en los dos meses escasos que quedan para terminar el año. Grandes y pequeños del sector tirarán de descuentos como nunca, y lo harán de oferta en oferta, de saldo en saldo, encadenando promociones que tienen su fecha de arranque este mismo miércoles, día mundial del shopping -así lo anuncia El Corte Inglés en su web-, también llamado single's day (importado de China); que dará paso al popular black friday, y de ahí a la campaña navideña y las rebajas de invierno.

 A la necesidad de liquidar el stock se suma la urgencia de estimular el consumo, congelado otra vez por la segunda ola del covid 19 y las nuevas restricciones en toda Galicia.

Para muchos pequeños y medianos negocios, en especial del textil, calzado y complementos, es cuestión de vida o muerte. El sector explica que el cuarto trimestre es históricamente el más importante para el negocio de la moda, desde este single's day hasta fin de año: por un lado, porque se vende la ropa con mayor precio unitario y, por otro, porque se concentra la gran campaña de las ventas navideñas.

Si, de media, este período representa un 20 % de la facturación anual del comercio, este año el peso será mucho mayor, porque el segundo fue casi un trimestre perdido por el cierre de tiendas. «Los meses de verano, con la reapertura del comercio, la mayoría comenzamos a amortiguar la caída, pero cualquier esperanza de recuperación temprana se borró con la nueva oleada de restricciones», afirman desde Aecoc, la patronal del comercio textil. «Por eso los últimos tres meses del año serán más estratégicos que nunca: hay que generar caja, aunque sea a costa del margen», aseguran los comerciantes. 

Hay que hacer caja

Las ofertas de mitad de temporada (mid season sales, en inglés) con descuentos medios de un 30 % han servido para mantenerse abiertos estos meses de otoño. Hay que facturar. Y este año, más que nunca, el sector se aferra al single's day, (celebración anti San Valentín inventada por el gigante chino Alibaba y su filial AliExpress) para inaugurar el festival de ofertas. Se trata de vender. Y en Galicia ya son muchos los comercios y cadenas que se han sumado a esta nueva moda, que se encadenará la semana próxima con un black friday anticipado de necesidad. Esta campaña promocional que tradicionalmente se realizaba el último viernes del mes de noviembre, el 27 este año, «se anticipa porque las grandes superficies y los gigantes del comercio, tanto electrónico como en tiendas, necesitan animar las ventas después de las restricciones sanitarias, de aforos y comerciales, impuestas en muchas ciudades esta última semana», afirman desde la Federación Galega de Comercio, que alerta de la situación agónica de los minoristas.

 «Esto pone al pequeño comercio en una posición muy difícil. O se hacen descuentos y se reducen márgenes o es muy complicado competir. Pero claro, en un momento como el actual reducir márgenes para muchos ya no es posible hacerlo», aseguran.

En el black friday del año pasado, los distribuidores apostaron por dos opciones: descuentos relativamente pequeños (del 20 al 30 %) en toda su colección (la opción, por ejemplo de H&M) o rebajas mayores (del 40 al 50 %) en una selección de artículos (la opción escogida por Zara), según Retview, una compañía especializada en el análisis a partir de big data

 La afluencia a los centros comerciales se desploma a las puertas de la campaña navideña 

La campaña de ofertas está en marcha pero, ¿cómo responderá el consumo? Las expectativas no son optimistas, porque las ganas de gastar, que no son muchas, empeoran con el inconveniente añadido del temor a salir de casa por miedo a la crisis sanitaria, y a las propias restricciones de aforo y movilidad impuestas por las autoridades sanitarias.

En la calle, el mejor indicador de esta situación es la imagen de zonas comerciales prácticamente vacías. Pero hay indicadores que ofrecen datos más precisos de este consumo en horas bajas. Por ejemplo, la afluencia a los centros comerciales cayó un 20,4 % el pasado octubre en comparación con el mismo mes del 2019. Ya en los primeros meses de pandemia fue mínima. En marzo descendió un 42,2 %; en abril, un 89 % y en mayo un 82,5 %, meses ligados al confinamiento de la población que imposibilitó acudir a centros comerciales hasta que no comenzó la desescalada.

Ya en verano comenzaron a florecer, pero aún con caídas del 36,9 % en junio, del 25,2 % en julio, del 22,4 % en agosto y del 19,3 en septiembre. Unos datos que hicieron presagiar un buen comportamiento de cara a la campaña navideña. Hasta que se ha conocido el índice mensual publicado por ShopperTrak de este octubre, cuando comenzaron a imponerse de nuevo restricciones para frenar la segunda ola del coronavirus. El resultado: las ventas del sector se hundieron un 37,3 %, frente al descenso del 34 % del mes anterior.

El balance de noviembre se prevé más desolador si cabe, debido al cierre de todos los establecimientos de hostelería. Los centros comerciales quedan en manos de los negocios tractores de alimentación, moda o electrodomésticos y electrónica.

Claman por ayudas

Los inquilinos reclaman la condonación de impuestos, la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social, la reducción del IVA para incentivar el consumo, una moratoria en el pago de los préstamos ICO y una solución para el pago de alquileres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Arranca con el «single's day» la temporada de descuentos más larga y desesperada del comercio