El Corte Inglés vuelve a resultados positivos tras el confinamiento

j. m. camarero MADRID /COLPISA

ECONOMÍA

El grupo estabiliza sus ventas en 2.843 millones entre junio y agosto, a pesar del impacto por la caída de turistas, y sigue su crecimiento «online»

07 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Grupo El Corte Inglés ha regresado a resultados positivos durante el segundo trimestre de su ejercicio fiscal (de junio a agosto) tras el final del primer estado de alarma. El ebitda (beneficio operativo, antes de impuestos y otras correcciones) se ha situado en los 64 millones de euros gracias a la reapertura de tiendas y al auge de las ventas a través de Internet. 

La cifra de negocio consolidada durante este período se ha situado en 2.817 millones, con un beneficio bruto (sin incluir conceptos como el pago de impuestos, entre otros) de 811 millones. Con estas cifras, el resultado bruto de su primer semestre se sitúa en los 1.285 millones aunque mantiene un ebitda negativo de 131 millones al arrastrar aún los efectos económicos de los meses del confinamiento. La corporación perdió en ese período de marzo a mayo más de 500 millones de euros.

La compañía destaca cómo la vuelta a la normalidad ha permitido también estabilizar sus resultados. Las ventas realizadas en sus centros comerciales (el negocio retail, sin contar con el efecto del turismo) «han permanecido estables» durante el verano. En concreto, la facturación se situó en 2.843 millones. Se trata de un 12,9 % menos que en el mismo período del año pasado, una circunstancia que el grupo achaca al impacto provocado por la ausencia de viajeros tanto internacionales como españoles, clientes que acuden a sus grandes almacenes, sobre todo en determinados territorios. De hecho, el área de negocio más perjudicada ha sido Viajes El Corte Inglés, que ha visto reducida su cifra de negocio en más del 90 %. En el conjunto del primer semestre, las ventas netas han rozado los 4.500 millones, un 41 % menos que el año previo.

«Confianza» en la Navidad

Después de un primer trimestre condicionado por el cierre generalizado de establecimientos (salvo alimentación y servicios básicos), la generación de caja de junio a agosto se situó en 679 millones gracias al incremento de las ventas, al impacto positivo del ahorro de costes y a la gestión de compras, así como a otras medidas y actuaciones complementarias llevadas a cabo por la firma presidida por Marta Álvarez. De cara a la Navidad, un período clave para la facturación de la empresa al concentrar una gran parte de las ventas del año, El Corte Inglés afronta esta segunda parte del año con «confianza».

Durante esta crisis, El Corte Inglés ha reforzado su flexibilidad financiera, ha mejorado su liquidez y ha reducido los gastos, al mismo tiempo que ha impulsado el negocio online y la estrategia omnicanal. Esto ha permitido mantener e incluso incrementar la cuota de mercado en algunos segmentos concretos, optimizando la propuesta de valor física y digital. La empresa indica que se ha situado en los meses de confinamiento como «líder del comercio online en alimentación y hogar», las dos categorías de productos más demandadas en este período; además, se ha situado «en el podio del ecommerce» -señala- en áreas como moda, electrónica y deportes. Respecto a la deuda neta al final del segundo semestre, se sitúa en 3.266 millones, frente a los 3.945 millones de mayo. Con posterioridad al cierre del semestre, El Corte Inglés cubrió la colocación de bonos senior por 600 millones, frente a los 400 millones previstos inicialmente por la fuerte demanda. Esta emisión «ha reforzado la posición de liquidez», según indica la corporación.