La Xunta moviliza al empresariado para optar a más fondos de recuperación

El sector primario quiere ayudas para ganar 250.000 hectáreas de producción


redacción / la voz

No hay tiempo que perder. Preparar proyectos de inversión consistentes y con garantías de éxito en el reparto de los fondos europeos para la recuperación (Next Generation), con 144.000 millones de euros a disposición de España, necesita iniciativa y buena planificación, y eso es lo que la comisión creada para consolidar la candidatura gallega pidió este viernes al tejido socioeconómico de la comunidad.

Hasta el momento, la Administración gallega tiene planificados 108 proyectos innovadores e industriales que en esta primera fase presentará para optar a este gran fondo europeo creado para hacer frente a la pandemia del covid-19.

Según las estimaciones de la Xunta, el desarrollo de estas iniciativas permitiría movilizar una inversión de más de 9.400 millones de euros. Pero la comisión Next Generation Galicia, con el conselleiro de Economía Francisco Conde, al frente, insistió en que Galicia puede optar a más y va a hacerlo, porque además no existe un techo preestablecido (el dinero se adjudica por proyecto, no por criterios territoriales, como en otros fondos comunitarios).

Para ello, hace falta más iniciativa privada, con más proyectos de inversión, de ahí que de la comisión saliera una llamada apelando a la colaboración del tejido socioeconómico para «amplificar» la candidatura gallega a estos fondos.

Además de avanzar en los 108 proyectos presentados, la comisión trabajó en la estrategia para impulsar el sector primario, con ayuda de este dinero de Europa. La idea (Estrategia Rural 2030) es conseguir incrementar la competitividad del rural gallego. Y el objetivo de los proyectos en los que se trabaja, según avanzó el conselleiro do Medio Rural, José González, supondrán la puesta en producción de 250.000 hectáreas en toda Galicia, con una actuación directa en 7.000.

«Se trata de impulsar diferentes proyectos que den respuesta a los retos que tienen que afrontar agricultores, ganaderos y silvicultores y que vienen marcados por dos líneas de acción: la trazabilidad de la granja a la mesa y la biodiversidad», precisó Medio Rural. Con las inversiones planteadas, se busca abordar retos como la recuperación del suelo, aumentar la cantidad de bosques y reforzar su resiliencia. «También se procurará garantizar la seguridad alimentaria y la producción de alimentos sostenibles».

De los 108 proyectos definidos por la Xunta, un 30 % tienen como objetivo la modernización del tejido productivo, y van a movilizar 4.700 millones de euros.

Otro 31 % de las propuestas están orientadas a la movilidad sostenible, la transición ecológica, y la economía circular, con una inversión total de 2.767 millones.

Hay un 25 % de estos proyectos pensados para mejorar la cohesión territorial, por una suma de 1.377 millones. Y un último bloque (el 14 % de los proyectos) destinado a la modernización y digitalización de la Administración, para lo que está previsto movilizar 614 millones de euros. La propuesta que presenta Galicia está centrada no solo en impulsar la recuperación económica sino, sobre todo, la modernización de los servicios públicos como la sanidad, la educación o la atención sociosanitaria, que son las necesidades más urgente que impone esta pandemia, manifestó el conselleiro Conde.

Proyectos para evitar 2,2 millones de toneladas de CO2

Uno de los pilares de la candidatura gallega a los fondos europeos es la creación de un centro para el impulso de la economía circular, ya que permite el tratamiento de los residuos generados por las explotaciones ganaderas. La creación de dicho centro requiere de una inversión de 525 millones de euros, lo que permitiría crear 820 empleos directos, casi la mitad de los previstos en todos los proyectos tractores.

El funcionamiento de la planta consiste en crear una red para tratar y valorizar los purines de las granjas, plásticos, residuos industriales orgánicos, basura marina y restos textiles, para procesarlos y obtener como productos finales biogás y fertilizantes de máxima calidad, que volverían a tener como principal destinatario el sector primario gallego. De los residuos plásticos y textiles también se obtendría material reciclado que se incorporaría, ya como materia prima, a otros procesos industriales.

El proyecto de economía circular aspira a crear 5.000 empleos (directos e indirectos). En la planta de fertilizantes está previsto tratar 4,8 millones de toneladas de purines al año. Galicia produce 20 millones al año. De ese volumen total, 12 son de autoconsumo (los usan los ganaderos).

Con este plan, la Xunta aspira a reducir las emisiones en 2,2 millones de toneladas de CO2 al año,

el equivalente a las emisiones de 210.000 vehículos.

Otro de los grandes proyectos tractores es la puesta en marcha de una planta de generación de hidrógeno verde o de biogás de 50 megavatios.

El interés en esta energía se debe a que se trata de un combustible que potencialmente se puede producir sin emitir dióxido de carbono.

Aunque se necesita aplicar electricidad para separar el hidrógeno del oxígeno en el agua que se usa como materia prima, si esa electricidad viene de fuentes renovables, de turbinas eólicas marinas por ejemplo, no se emiten gases contaminantes al producirlo.

La cifra de 50 megavatios prevista por la Xunta se traduce en una potencia similar a la de dos parques eólicos medios típicos en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta moviliza al empresariado para optar a más fondos de recuperación