La Inspección de Trabajo considera falsos autónomos a 4.000 repartidores de Amazon

Obliga a la compañía a darlos de alta en la Seguridad Social y a abonar más de 6 millones por cotizaciones impagadas


Redacción / La Voz

La Inspección de Trabajo ha dictaminado que los repartidores de Amazon Flex -el servicio de reparto de última milla que opera a través de una red de riders- son falsos autónomos. Tras una denuncia interpuesta hace un año por UGT, Trabajo ha decidido dar de alta de oficio a casi 4.000 repartidores del gigante del comercio online. Los afectados son de Madrid y Barcelona, principales ciudades donde opera la multinacional. Pero el sindicato aseguró ayer a través de un comunicado que no descarta que esa cifra crezca en las próximas semanas cuando se contabilicen los repartidores de otras ciudades españolas.

UGT denunciaba hace un año a la empresa que capitanea Jeff Bezos por la forma de distribución de paquetes del servicio Amazon Flex, que componen repartidores autónomos que utilizan su propio vehículo para realizar la entrega.

Según los datos que maneja el sindicato, en Madrid se han contabilizado 2.116 personas, lo que supondría 3 millones de euros sobre el coste de cuotas no satisfechas al Régimen General de la Seguridad Social. En Barcelona, se ha dado de alta a 1.905 personas (1.100 de una agencia y otras 805 de otra) y el acta de liquidación ascendería a otros 3 millones. No será el único pago al que Amazon tendrá que hacer frente, porque la compañía también se enfrenta a una multa por sostener un modelo que se considera fraudulento.

Con estas cuentas, y a la espera del comunicado oficial de Inspección, UGT calcula que la empresa habría dejado de abonar 6,1 millones de euros en cuotas a la seguridad social. «Este proceso iniciado tras la denuncia de UGT nos depara un futuro de nuevos procesos judiciales, con la diferencia de que esta vez contamos con el precedente de la sentencia del Supremo sobre el caso Glovo», explica el sindicato en un comunicado publicado ayer, en el que hace referencia a un reciente fallo del Alto Tribunal en el que se desmonta el modelo laboral de Glovo al considerar a los repartidores trabajadores por cuenta ajena.

«Si en estos días, Amazon, con su campaña de Amazon Prime Day, es capaz de tirar los precios para ofrecer productos más baratos es porque utiliza un modelo laboral fraudulento en el que se ahorra gran cantidad de dinero rebajando las condiciones laborales de sus trabajadores», criticó Gonzalo Pino, secretario de Política Sindical de UGT, quien además alertó sobre los riesgos que entrañan este tipo de estrategias: «Esta forma de competir en el mercado supone un modelo económico tremendamente peligroso». Desde UGT aseguran también que la legislación actual es «eficaz para luchar contra el fraude» y advierten que una nueva regulación podría «consolidar un nuevo modelo sin derechos laborales». De esta forma, insisten en que una reforma de las leyes que rigen a este tipo de empresas podría abrir la puerta a que las plataformas influyeran en el poder legislativo para conseguir las modificaciones necesarias para consolidar un modelo sin aportar a la Seguridad Social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Inspección de Trabajo considera falsos autónomos a 4.000 repartidores de Amazon