La dureza de la crisis reabre el debate sobre la condonación de la deuda en la UE

El alto funcionario francés, Nicolas Dufrêne, cree que se evitaría el riesgo de deflación en la eurozona

dpa

redacción / la voz

¿Podría el Banco Central Europeo (BCE) perdonar los más de 2.3 billones de euros de deuda de los Estados miembro? Un alemán respondería sin dudar «nein». Berlín considera que cualquier condonación es una financiación del déficit encubierta. Y eso está prohibido en los Tratados. Pero al sur del Rin, los expertos no están de acuerdo. La ferocidad con la que ha golpeado la crisis a las economías del euro ha hecho que algunos de ellos abracen esta idea. Es el caso del alto funcionario francés y director del Instituto Rousseau, Nicolas Dufrêne, quien cree que el organismo comandado por Christine Lagarde debería plantearse esta vía. No solo para aliviar la carga a los Estados más endeudados. También para ganar más margen de gasto. «El estímulo pasaría así directamente a través de los Estados. La actual política de flexibilización cuantitativa del BCE dirige la liquidez a los bancos comerciales a través del mercado secundario [...] Estos reinvierten el dinero en bonos o activos en los mercados financieros en lugar de en la economía real, contribuyendo así a la formación de burbujas financieras e inmobiliarias», explicó en una entrevista a Agence Europe.

Deflación

Dufrêne habla abiertamente de borrar de un plumazo la deuda de los Estados de los balances del BCE como medicina contra uno de los peores enemigos de la recuperación: la deflación. «Más que una pérdida de confianza en la moneda por riesgo de hiperinflación, creo que el riesgo real de la moneda actualmente es el de entrar en una espiral de deflación (caída de precios, caída de ingresos, aumento proporcional de peso de las deudas y paro) si los planes de recuperación no son suficientes. La deflación es mucho más difícil de contrarrestar que la inflación», sostiene.

Consciente de las dificultades con las que podría tropezar esta propuesta, no duda en tachar de «errónea» la interpretación que hacen los Gobiernos más ortodoxos sobre la ilegalidad de la medida: «Una cancelación no se trata de una nueva financiación concedida por el BCE a los Estados [...] En teoría, los Tratados lo permiten porque no mencionan en ningún momento la cancelación de deudas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La dureza de la crisis reabre el debate sobre la condonación de la deuda en la UE