Escrivá rebaja de 850.000 a 550.000 los hogares que accederán a la renta mínima este año

G. Lemos LA VOZ

ECONOMÍA

Juan Carlos Hidalgo

Plantea hacer permanentes los ERTE y cifra en 1,65 millones las bajas por el covid-19

07 oct 2020 . Actualizado a las 20:33 h.

El ingreso mínimo vital (IMV) no llegará a los 850.000 hogares que el Gobierno había estimado inicialmente. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, rebajó ayer esta cifra al avanzar que serán unas 550.000 las familias a las que se les concederá la ayuda antes de final de año, en la primera fase del despliegue de la prestación. Un arranque marcado por el atasco burocrático, que ha provocado que, de las 965.000 solicitudes presentadas, menos de la mitad, unas 470.000 hayan sido ya tramitadas. Y, de esas, solo 135.000 podrán cobrar la ayuda a finales de octubre. Del resto, unas 150.000 tienen pendiente aportar nueva documentación y otras 180.000 han visto denegada su petición, en su mayoría por superar los umbrales de renta o patrimonio establecidos.

Durante su comparecencia en la comisión de Trabajo del Congreso, el ministro desglosó el importe de la factura de la pandemia para la Seguridad Social. Un sobrecoste de 12.928 millones de euros (y sumando) en unas cuentas ya de por sí deficitarias y que procede principalmente de las exoneraciones de cuotas a autónomos y empresas en ERTE, que impidieron ingresar más de 7.400 millones. A esta cifra hay que añadir los más de 4.100 millones desembolsados hasta ahora en prestaciones a los trabajadores por cuenta propia y los casi 1.370 en incapacidad temporal.

Y es que en los primeros seis meses de la pandemia se han concedido en España 1.465.000 bajas laborales derivadas del covid-19. La inmensa mayoría, un 73 %, por aislamiento del trabajador tras un contacto de riesgo o sospecha de contagio y solo un 27 % por enfermedad real. La duración media de estos procesos es de 18 días.