Alcoa dispone de dos semanas para ejecutar el ERE en la planta de aluminio

Los trabajadores fían su futuro a la intervención del Gobierno

Trabajadores de Alcoa cortaron la A-6 a la altura de Outeiro de Rei
Trabajadores de Alcoa cortaron la A-6 a la altura de Outeiro de Rei

viveiro / la voz

Tras el fracaso de las negociaciones entre empresa y trabajadores para la aplicación de un ERTE en la planta de aluminio de San Cibrao, la multinacional estadounidense dispone ahora de dos semanas para ejecutar el ERE con el que amenaza el sustento del más de medio millar de trabajadores de la factorías y de otros 300-400 de la industria auxiliar.

En el complejo de San Cibrao, los representantes sindicales explicaban ayer que, de haber aceptado el ERTE, «la empresa habría desactivado las cubas en el departamento de electrolisis y eso sería el final definitivo para la planta». Ahora fían todas sus esperanzas a la intervención del Gobierno. «De una manera o de otra. La solución está ya en manos de los políticos», afirmaba José Antonio Zan, presidente del comité.

Mientras, Gobierno y Xunta estudian las posibles medidas a tomar ante la cerrazón de Alcoa y su negativa a vender la fábrica, no ya a Liberty House, sino a la propia SEPI.

El secretario general de Industria, Raúl Blanco, habló el lunes de «decisiones menos amistosas» y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, sugería la posibilidad de algún tipo de operación a través de la SEPI

En similares términos se manifestaba presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, quien advirtió que si la multinacional se empeña en seguir adelante con la decisión «absolutamente injusta y malintencionada» de no vender la fábrica, «no se debe descartar nada». «Lo que toca en este momento», dijo, es mantener la unidad entre el Gobierno central y la Xunta, así como enviar un mensaje a la autoridad laboral de que Alcoa «está actuando de mala fe».

Por su parte el conselleiro de Economía y nuevo vicepresidente de la Xunta, Francisco Conde, afirmaba que se están analizando junto al Gobierno central «todas las vías», desde el punto de vista jurídico y administrativo, para evitar el cierre de la planta de aluminio primario, sin descartar ninguna opción, incluida la de la intervención para que Alcoa «deje de operar en San Cibrao y deje paso a un comprador interesado y con un proyecto industrial solvente y de futuro», en este caso Liberty House. Conde se mostró muy crítico con la multinacional norteamericana, a la que acusó de actuar durante todo este tiempo de «mala fe».

Huelga indefinida en la fábrica y en las empresas auxiliares a partir del domingo

La de ayer fue una jornada especialmente tensa en el exterior del complejo industrial. La crispación era patente incluso antes de que amaneciera. Eras las siete de la mañana cuando los trabajadores se concentraron en las inmediaciones de la factoría para protestar contra las decisiones de la multinacional.

Y allí permanecieron hasta el mediodía, momento en el que celebraron una multitudinaria asamblea. En ella acordaron iniciar una huelga indefinida a partir del día 4 de octubre, medida esta que ya están aplicando los operarios de las empresas auxiliares, aunque cumpliendo los servicios mínimos y cuidando precisamente de que no se apaguen las cubas en el departamento de electrolisis, el corazón de la planta.

Desde este domingo, no permitirán la salida de aluminio. Hasta que se aclare el futuro de la planta y de los más de mil trabajadores que hay ahora en todo el complejo, añadiendo a más de 700 empleados de las empresas auxiliares.

El comité de Alcoa y laplataforma de las empresas auxiliares van de la mano en esta lucha por la fábrica.

Xunta y Gobierno declaran la guerra a Alcoa y avisan de que esto no ha acabado

M. Mora / M. Sande

Fracasa también la negociación entre la multinacional y los trabajadores para aplicar un ERTE en la planta de aluminio

Albergaban la Xunta y el Gobierno central la esperanza -minúscula, eso sí- de que Alcoa recapacitara y reconsiderara su negativa en redondo a vender la planta de aluminio de San Cibrao. La habían conminado a ello después de que la multinacional diera definitivamente el domingo por rotas las negociaciones para la venta, una hora antes incluso de que expirase el plazo para cerrar un acuerdo en la medianoche de este lunes. Pero no hubo marcha atrás. Alcoa comunicó este lunes oficialmente al Gobierno, a la Xunta y a los trabajadores el fracaso del proceso. Lo hizo en la reunión telemática que tuvieron a primera hora de la mañana, en la que se analizaron los pormenores de ese fiasco.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alcoa dispone de dos semanas para ejecutar el ERE en la planta de aluminio