Las moratorias hipotecarias, en manos de la banca a partir de ahora

El Ejecutivo estudia prorrogar medidas como el bono social o las relativas al corte de suministros básicos


madrid / colpisa

Las familias que pasen por estrecheces económicas en el duro otoño que está por llegar tendrán que negociar con sus bancos si quieren aplazar algunas cuotas de sus hipotecas para hacer frente a la crisis. A partir del próximo 1 de octubre, estos hogares ya no contarán con la protección de la moratoria legal impulsada por el Gobierno en pleno estado de alarma, y cuyo plazo legal está a punto de expirar.

Seguirá habiendo aplazamientos para evitar los impagos, pero la decisión final quedará en manos de cada entidad financiera y de sus criterios, requisitos o exigencias con su cliente. El Ejecutivo no se plantea prorrogar el decreto que permitía estos aplazamientos de las cuotas por tres meses, una herramienta que ya tuvo que ser ampliada desde julio hasta septiembre por los rebrotes del coronavirus y las frágiles expectativas económicas. Ahora, con la segunda ola de la pandemia en marcha, será una de las medidas del escudo social que decaerán, según apuntan fuentes gubernamentales.

En estos seis meses de crisis, se habían concedido unas 226.000 moratorias hipotecarias a familias en apuros bajo las premisas de la norma del Ministerio de Economía, dirigido por Nadia Calviño. Más otras 392.000 relativas a todo tipo de préstamos, como los de consumo. En total, unas 618.000. Por su parte, la banca, que también optó desde abril por aplicar sus propias medidas para facilitar el pago de los créditos en paralelo al decreto del Ministerio de Economía, ha aprobado otras 666.000.

Aunque las moratorias quedarán previsiblemente excluidas de las medidas de protección, no ocurrirá lo mismo con el resto de las medidas del «escudo social» que impulsó el Ejecutivo en plena pandemia. El Consejo de Ministros tiene previsto ampliar el plazo para impedir los cortes de suministros básicos (luz, agua, gas) de familias vulnerables, así como la extensión del bono social (la ayuda que rebaja una parte de la factura eléctrica), la prohibición de los desahucios o las medidas para mitigar el coste del alquiler.

Ampliada hasta septiembre la moratoria hipotecaria, la del alquiler y la garantía de suministros básicos

J. M. C. / E. M.

El Consejo de Ministros aprobó una medida que facilitará la cesión de suelo público por un período de 75 años a empresas privadas que construyan y gestionen un alquiler social

Las medidas de protección social aprobadas por el Gobierno al principio de la crisis del coronavirus seguirán activas al menos hasta el 30 de septiembre. El Consejo de Ministros acordó este martes ampliar los plazos para poder acogerse a la moratoria hipotecaria, a la de los alquileres y a las ayudas para garantizar el pago de los recibos de luz, gas y agua hasta el mismo día en el que finaliza la última prórroga de los ERTE.

El vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, señaló la necesidad de equiparar todos esos plazos para «seguir protegiendo a los más vulnerables» en estos meses de verano. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Iglesias destacó que esta decisión se adopta por «justicia social» pero también porque «responde a una necesidad de eficacia económica» para que se pueda sostener la demanda y el consumo. De esta forma, quienes no puedan abonar las cuotas de sus hipotecas, y cumplan con los requisitos establecidos hasta ahora, pueden solicitar la moratoria en el pago de esos préstamos hasta el 29 de septiembre, ampliando en más de dos meses el plazo inicial, que vencía el próximo día 21 de julio. Hasta ahora, se han recibido unas 200.000 solicitudes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las moratorias hipotecarias, en manos de la banca a partir de ahora