La electricidad en España ya es más barata que en Francia

El mercado mayorista registró en agosto un precio medio más bajo que en el país galo por primera vez en los últimos ocho años

Trabajadores de Alcoa en Santiago protestando por los 534 despidos y el cierre de la fábrica de aluminio
Trabajadores de Alcoa en Santiago protestando por los 534 despidos y el cierre de la fábrica de aluminio

La Voz

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) envía cada semana un barómetro energético en el que da cuenta del comportamiento de los precios de la electricidad en España, en Francia y en Alemania, para demostrar (y denunciar) que sus asociados -la principal, Alcoa- pagan costes más elevados que sus principales competidores europeos. Algo que corrobora cada informe. Hasta este último, correspondiente a los precios del mes de agosto, pero que refleja la media acumulada de las cotizaciones anuales. Por primera vez, al menos desde el 2012, Francia es más cara que España. Aunque no que Alemania.

Así, según los datos recopilados por AEGE, el megavatio hora anda en 35,7 euros en el mercado mayorista en España; en Francia, 36,1; y en Alemania, 31,3. El diferencial con respecto a este último país, de 4,5 euros, es el más bajo de los últimos años.

Además, el precio medio de agosto (36,20 euros el megavatio hora) también fue inferior al francés (un 1,5 %), pero un 3,8 % superior al alemán.

AEGE sigue reclamando que las industrias electrointensivas españolas disfruten de los mismos incentivos que se aplican en otros países para equiparar los precios finales y competir en igualdad de condiciones. La patronal del sector explica que aquí no hay las compensaciones de los peajes de transporte eléctrico ni de la de los cargos de financiación de las renovables, existentes en Alemania y Francia, por lo que el precio estimado a fin de año en España es de 49,1 euros, más del doble que el alemán, de 20,9 euros.

El sector se ha quedado sin incentivos por el servicio de interrumpibilidad y sigue a la espera de que el Gobierno apruebe el estatuto del consumidor electrointensivo, con medidas de compensación.

La última fábrica de aluminio primario de España, situada en San Cibrao (Cervo), propiedad de Alcoa, acumula tres años de pérdidas en parte porque el precio eléctrico es más elevado que en otros países, con lo cual, el coste de elaboración del metal también se dispara. La multinacional tiene sobre la mesa un expediente de despido colectivo para 534 trabajadores, que implicaría el cierre de la planta, aunque está congelado mientras negocia la posible venta de las instalaciones al grupo británico Liberty. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La electricidad en España ya es más barata que en Francia