Lantania bebe los vientos por Galicia

El grupo, creado por exdirectivos de Isolux, y presidido por un gallego, debutará en el negocio eólico con cuatro parques en la comunidad


redacción / la voz

Cuando a Federico Ávila (A Coruña, 1975) le tocó romper con el pasado y pensar el nombre que le iba a dar a la compañía que estaba a punto de crear, junto a otros socios, con activos del gigante quebrado Isolux Corsán, pensó en los cinco años que había vivido en Texas (Estados Unidos) cuando era el consejero delegado de esa constructora española para Norteamérica. Y recordó lo mucho que le había llamado la atención la cantidad de lantanas que poblaban ese paisaje casi desértico. En Estados Unidos, esa planta se llama así, tal cual, como en castellano. Y así surgió Lantania, el nombre de un grupo de infraestructuras, agua y energía que preside Ávila y que en septiembre cumple dos años.

En el 2019 ingresó 100 millones; en el 2020 «esperamos alcanzar los 120 millones, pese al covid», y el plan de negocio prevé que en el 2022 sean 142 millones. Cuenta con una plantilla de 350 trabajadores; en Galicia, 40.

El empresario gallego, que aunque nació en A Coruña, se considera de Carballo, estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en Vigo, veranea en Laxe y vive en Madrid, tiene grandes planes para expandirse en la comunidad, por cuestiones sentimentales, reconoce, pero, sobre todo, por las oportunidades de negocio que se abren, especialmente en los campos de la energía eólica y el sector naval. Así, Lantania debutará en la construcción y explotación de parques eólicos y lo hará aquí, en Galicia. Ya ha iniciado la tramitación administrativa ante la Xunta de cuatro parques (tres en la provincia de A Coruña y uno en la de Pontevedra) que sumarán una inversión de 146 millones de euros.

Federico Ávila prefiere no concretar la ubicación exacta donde proyecta levantar la treintena de aerogeneradores durante los próximos tres años para no dar pistas, ya que, explica, «hay mucha competencia» en el sector. Sí avanza que a esos cuatro primeros parques le seguirán tres más, también en Galicia. Para el resto de España planea proyectos fotovoltaicos.

Ávila subraya que, en todo caso, se trata de ubicaciones nuevas, pero admite que intentó comprar algún proyecto de parque eólico en tramitación, aunque «hay mucha especulación, el sector está recalentado, y nos pedían muchísimo dinero».

Lantania ha elegido Galicia para abrir esa nueva línea de negocio del viento porque «el recurso es muy importante», por el conocimiento que tienen los técnicos de la orografía gallega, por las buenas infraestructuras de evacuación y transporte y también «porque la tramitación ante la Xunta es más profesional que en otras comunidades, son más estrictos y exigentes, lo que nos garantiza mayor seriedad».

Hay mucha especulación, el sector eólico está recalentado

El grupo cuenta en Galicia con tres oficinas, una de ellas, en Ferrol, que se dedica al mantenimiento de instalaciones eléctricas para el sector naval, de hecho, colabora con Navantia. Desde la ciudad naval también ha realizado un encargo de un astillero de Taiwán para unas jackets -los pilares de los molinos- para un parque eólico marino.

Clientes de Lantania son también Red Eléctrica de España (REE), Ence, Megasa y Barreras, entre otros.

La compañía gestiona dos depuradoras de la Xunta en Laxe y Camariñas después de adquirir la empresa Soil Tratamiento de Aguas Industriales.

Además de agua y energía, Lantania es, sobre todo, una constructora. De hecho, heredó de Isolux, la sexta empresa del sector en su momento, todo su parque de maquinaria y 120 trabajadores en plantilla. «No es un mercado nada fácil -admite-, sobre todo porque está en crisis desde el 2008». Aunque ha ido sorteando el bache gracias a obras tan importantes como varios tramos del AVE en Galicia, entre otras, y al negocio exterior, con un contrato para ejecutar una línea ferroviaria en Bulgaria.

Un exdirectivo gallego de Isolux lanza un nuevo grupo con activos de aquella firma

r. s.

Federico Ávila, junto a otros compañeros que trabajaban en la empresa, ha lanzado Lantania

Un ex alto cargo gallego de Isolux Corsán ha puesto en marcha una nueva compañía de infraestructuras tomando, precisamente, activos de aquella compañía que entró en concurso de acreedores hace un año. El carballés Federico Ávila, junto a otros compañeros que trabajaban en aquella empresa, ha lanzado Lantania, una compañía con sede en Madrid dedicada a la construcción, el desarrollo de energía y la gestión del agua. En Galicia, Lantania tiene ya una oficina en A Coruña (en el polígono de A Grela), y obras en Ourense, en las obras del AVE, en el túnel de O Corno y la plataforma Porto-Miamán. Cuenta con una veintena de empleados, según explican fuentes del grupo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Lantania bebe los vientos por Galicia