Liberty podrá auditar la fábrica de San Cibrao antes de hacer una oferta

Alcoa pacta con el grupo británico una negociación en tres fases para la venta


Viveiro / La Voz

La hoja de ruta en el proceso de venta de la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao a la británica Liberty House (parte del grupo GFG Alliance) está ya trazada. En la primera reunión de la mesa multilateral celebrada ayer por videoconferencia entre Alcoa, Gobierno, Xunta, sindicatos y comité, la actual propietaria apenas ofreció detalles de la negociación, salvo la concreción de la fecha en la que mantuvo los primeros contactos con la firma interesada en la compra. Fue el 13 de agosto, transmitió el comité. El mismo día de la firma del acuerdo con los representantes de los trabajadores que prorrogó las consultas del ERTE hasta el 28 de septiembre.

De la primera convocatoria telemática trascendió que el proceso de venta se desarrollará por fases. Serán tres. La primera (marcada hasta el próximo día 28 de agosto) es la de toma de contacto; la segunda (hasta el 11 de septiembre) analizará ya más detalles de la negociación; y la última (hasta el 27 de septiembre) concretará, si hay entendimiento y acuerdo entre las partes, el contrato de compraventa inicial. Este calendario del proceso de venta de Aluminio a Liberty se compaginará con otros pasos a dar por parte de esta última. Aunque la transacción de la venta «está sujeta a condiciones de privacidad entre ambas partes», matizó ayer el comité (que pide reunirse con el potencial comprador), según informaba Europa Press, Liberty prevé llevar a cabo una auditoría en profundidad (due diligence) de la planta mariñana de Alcoa «las dos primeras semanas de septiembre, antes de presentar oferta». Revisión que se efectuará del 31 de agosto al 11 de septiembre, para ser más exactos, y que le permitirá conocer el estado de la planta.

Alcoa, «con diligencia»

Alcoa, por su parte, declaró ayer que «trabaja con diligencia con el propósito de lograr una venta responsable que garantice la viabilidad de la planta y preserve el empleo bajo una nueva propiedad» y que su decisión final sobre la venta «se ha de basar en términos comerciales razonables». El proceso es exclusivo con Alliance GFG, pues «no se podrán incorporar nuevos potenciales compradores», recordó. Las cubas de electrolisis y la fundición seguirán operativas durante el proceso de venta.

El presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijoo, y el conselleiro de Economía, Emprego e Industria en funciones, Francisco Conde, mantuvieron ayer un encuentro con los responsables del grupo Liberty para conocer cuál es el plan de futuro del grupo británico para la factoría de A Mariña y, sobre todo, para que esta continúe siendo el motor laboral y económico de la costa lucense, si el proceso de venta llega a buen puerto en su momento y tiene viabilidad el proyecto.

Si así sucediese, el Gobierno autonómico ha anticipado que ofrecerá su «máxima colaboración» en la «tramitación administrativa e no asesoramento técnico para sacar adiante os proxectos definitivos que se inclúan no plan industrial». «Temos iniciado o proceso, son seis semanas, e é agora ou nunca», remarcó Conde, que reclama a Alcoa «proactividade» y al Gobierno central «un marco enerxético indispensable» para que las negociaciones fluyan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Liberty podrá auditar la fábrica de San Cibrao antes de hacer una oferta