El turismo eleva la previsión de pérdidas a 98.000 millones

La patronal reclama ya una extensión de los ERTE hasta la Semana Santa del 2021


Colpisa

Exceltur ha revisado a la baja sus expectativas de actividad para este año: las «últimas y recientes restricciones en cascada» de turistas decididas por varios Gobiernos europeos han caído como un jarro de agua fría en un sector que se estaba recuperando paulatinamente. Tal es así que el sector español ya habla de «un cierre anticipado de la temporada veraniega». Si en junio, antes de los rebrotes, esperaba una caída del PIB turístico de 83.134 millones, ahora, como consecuencia de la reducción de la demanda externa de los principales países emisores de viajeros a España, prevé un descenso de la actividad equivalente a los 98.753 millones.

Estas cifras implican que este año se registrará un 64,7 % menos de actividad que en el 2019 (la previsión anterior hablaba del 54,5 %).

Con este panorama, la patronal turística anticipa «un impacto de dimensiones inéditas a fines de verano sobre el empleo». A cierre de junio y en plena temporada alta, el sector ya ocupaba a 823.000 trabajadores menos, lo que supone una caída del empleo del 37,4 %. De ellos, medio millón estaban en ERTE.

«Estos cada día más devastadores resultados sitúan al sector turístico español como el más dañado de la economía española. Por ello, afirman que «la situación exige abordar un urgente y muy potente plan de medidas transversales del Gobierno al sector para el salvamento de empresas turísticas viables a partir de septiembre». Para empezar, la patronal del sector reclama una extensión de los ERTE hasta la próxima Semana Santa (en teoría se agotan en septiembre y otros sectores están reclamando su ampliación hasta diciembre).

Para Exceltur, la primavera del 2021 es, «en el mejor de los casos», «la nueva época más próxima para tratar de que se reactive la actividad turística con unas mínimas garantías».

El sector también hace un llamamiento a Bruselas para que se unifiquen los criterios para el flujo de viajeros en toda la Unión.

El sector turístico se anota el junio más negro de los últimos 20 años

E. Martínez | C. Porteiro

La reapertura de puertas no frena la sangría en el sector que solo ha facturado 133 millones de euros

El pasado 21 de junio finalizó el estado de alarma. Las fronteras se abrieron al turismo nacional e internacional, sobre todo el europeo. Después de tres meses de confinamiento, hoteles y restaurantes pudieron abrir de nuevo sus puertas, conscientes de que no amasarían los jugosos ingresos del año anterior, cuando España dio la bienvenida a casi 84 millones de turistas extranjeros.

A pesar de los malos augurios, lo hicieron esperanzados. Sin embargo, los resultados publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), dibujan un escenario desolador: el sector despidió el peor mes de junio de los últimos 20 años, anotando en su libro de visitas a tan solo 204.926 ciudadanos extranjeros, un 97,7 % menos que el año anterior (8,8 millones).

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El turismo eleva la previsión de pérdidas a 98.000 millones