Japón sufre la mayor recesión de la posguerra: el PIB cae un 27,8 %

Las restricciones por el estado de emergencia provocaron un desplome del consumo interno y las exportaciones


Shanghái / Colpisa

Puede que Japón haya logrado contener al coronavirus mucho mejor que la mayoría de los países desarrollados. Pero eso no le ha protegido de las nefastas consecuencias económicas de la pandemia. Al contrario, la declaración del estado de emergencia ha provocado una debacle sin precedentes: en tasa anualizada, la tercera economía mundial se contrajo un 27,8 % durante el segundo trimestre del año, la mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial.

Si el dato del PIB se compara con el de los tres meses anteriores, la caída es más leve: un 7,8 %. Pero, de cualquier manera, Japón encadena ya tres trimestres en negativo y ahonda en una crisis que viene de lejos. «El estado de emergencia decretado en abril y mayo provocó una parada artificial en la economía que ha tenido un impacto severo. No obstante, tocamos fondo en mayo y ahora queremos centrar nuestros esfuerzos en recuperar una trayectoria positiva», apuntó el ministro de Economía, Yashutoshi Nishmura.

Entre las variables más perjudicadas destacan el consumo interno y el comercio exterior. A pesar de que el país del sol naciente nunca llegó a decretar un confinamiento como el de España, la población se propuso reducir sus movimientos al mínimo esencial y consumió un 29 % menos. Por su parte, con el sector logístico en pañales, las fronteras de medio mundo cerradas, y la demanda global por los suelos, las exportaciones niponas se desplomaron un espeluznante 56 %.

No obstante, la mayoría de analistas coinciden en señalar que, si la situación en Asia continúa mejorando como lo está haciendo, también lo hará la economía japonesa en el tercer trimestre. «Seguramente, el PIB crecerá más de un 10% en este período. Pero, después de esta enorme contracción, eso no será una magnífica noticia. La recuperación total de la economía llevará su tiempo», avanzó el economista jefe del Instituto de Investigaciones Dai-Ichi Life, Yoshiki Shinke, en declaraciones a Bloomberg.

Inyección de casi 2 billones de dólares

La inversión de las empresas, cuyo comportamiento ha sido mucho mejor, con una caída de solo el 5,8%, junto al rebote en la actividad industrial y en las ventas al por menor invitan al optimismo. Además, la inyección de casi 2 billones de dólares ha permitido mantener a flote numerosas empresas, y muchos avanzan nuevas ayudas para propiciar el crecimiento. Al fin y al cabo, esa es una de las características de la Abenomía, el modelo desarrollado por el primer ministro Abe Shinzo. Desafortunadamente, corren rumores sobre el delicado estado de salud del mandatario, que ha reducido sus apariciones en público y ha sido sometido hoy a un chequeo médico. Aparentemente, se trata de un examen rutinario, pero la falta de información oficial y el problemático historial de Abe han hecho saltar todas las alarmas.

Fuera de Japón, este lunes se conoció el también histórico descalabro de la economía en Israel, donde el PIB se desplomó un 28,7 % entre abril y junio, provocando que el desempleo se dispare del mínimo del 3,3 % de febrero a casi el 20 % actual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Japón sufre la mayor recesión de la posguerra: el PIB cae un 27,8 %