La Voz

El conselleiro de Industria, Francisco Conde, mantuvo esta mañana en la sede de la Xunta una reunión con representantes de Liberty House, el grupo británico del metal interesado en la fábrica de Alcoa en A Mariña. Al término de ese encuentro, Francisco Conde señalaba: «Constatamos con Liberty House que hai solución para a fábrica de Alcoa na Mariña; hai un plan industrial de futuro que daría continuidade á planta de aluminio». 

«Por tanto, -añadía el conselleiro- pedimos a Alcoa a través dunha nova advertencia que se sumen ó acordo, que faciliten o proceso e que paren o ERE mentres teña lugar a negociación da venda, que dea tempo a facer efectiva esta operación, esta nova realidade. Farémolo a través dunha nova advertencia a Alcoa como autoridade laboral».

El conselleiro de Industria también demanda con urgencia al Gobierno una nueva reunión de la mesa multilateral en la que se incorpore Liberty House.  

Alcoa ofrece ahora aplazar dos años el cierre de San Cibrao y aplicar un ERTE

M. Sande / S. Luaña / F. Fernández / M. Cuadrado
Arnaud Weert, jefe de operaciones de la división de aluminio de Liberty, Alvance Aluminium Group, saluda a miembros del comité de San Cibrao
Arnaud Weert, jefe de operaciones de la división de aluminio de Liberty, Alvance Aluminium Group, saluda a miembros del comité de San Cibrao

Xunta, Gobierno y comité presionan para que venda ya la planta de aluminio y retire el medio millar de despidos

Alcoa ha lanzado dos ofertas importantes este lunes. La primera de ellas es mantener el ERE para un máximo de 534 trabajadores en la planta de aluminio y parar las cubas, hibernarlas. Iniciar un proceso de venta exigiendo al comprador «con prioridad» la incorporación de los trabajadores despedidos. 

Más novedosa y, más probable, es la segunda oferta que ha lanzado Alcoa este lunes: aplicar un ERTE para unos 534 trabajadores de aluminio hasta el 31 de julio de 2022. Hibernar igualmente las cubas en un período estimado de 120 días. Iniciar un proceso de venta durante 9 meses; si se consumara la venta, Alcoa se compromete a arrancar otra vez las cubas, con un coste estimado de 35 millones. Si el proceso de venta fracasa, y si se dan las condiciones de mercado favorables, con un precio competitivo de la energía,  Alcoa vería la posibilidad de volver a arrancar las cubas incorporando a los trabajadores del ERTE. Si no se dieran entonces las condiciones de viabilidad, Alcoa iniciaría la negociación de un despido colectivo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Francisco Conde: «Constatamos con Liberty House que hai solución para a fábrica de Alcoa»