Ultimátum del Gobierno a Alcoa para que venda la planta, en la que hay un inversor interesado

También le exige que paralice la negociación del ERE


Redacción

Que el Gobierno ha perdido la paciencia con Alcoa ya no lo discute nadie. Pero, por si quedaba alguna duda, el Ejecutivo acaba de darle un ultimátum a la multinacional estadounidense: tiene una semana para entrar en razón y vender la planta. ¿A quién? A un inversor industrial ligado al sector del aluminio que está interesado en la factoría de A Mariña. Es lo que asegura el comité de empresa de la factoría que les trasladó ayer el secretario general de Industria, Raúl Blanco, en el encuentro telemático que mantuvo con los representantes de los trabajadores.

Pero, eso no es todo. También le exige el Gobierno a Alcoa que paralice la negociación del ERE, como piden los trabajadores. Se suma así el Ejecutivo central a la iniciativa de la Xunta, quien ya lo ha reclamado oficialmente, a través de Consellería de Economía, Empleo e Industria; y se ofrece a aportar la documentación necesaria para justificar esa paralización, a la vista de situación sanitaria por la que atraviesa la comarca de A Mariña.

Durante el encuentro, informó después el ministerio en un comunicado, Blanco insistió en que hay un proyecto industrial y energético. Y conminó a Alcoa a buscar una solución alternativa al expediente de regulación de empleo que afectaría a más de medio millar de empleados, que ha de pasar evitar tanto los despidos como el cierre de las instalaciones. «Lo que hay que hacer es unir fuerzas, instituciones y sindicatos, para exigir una respuesta a Alcoa», subrayó Blanco. En palabras del secretario general de Industria, el Ejecutivo se «está empeñando a fondo» en la búsqueda de una solución viable para la única fábrica de aluminio primario que queda en España.

En declaraciones a Efe, el presidente del comité, José Antonio Zan, aseguró que el hecho de que tanto la Xunta como el ministerio soliciten la paralización de las negociaciones del ERE, supone «un paso más», aunque, recordó, «cada vez queda menos tiempo». Y es que, a pesar del rebrote, los representantes de la compañía se han negado en redondo a atender las reclamaciones del comité de empresa. Zan espera, eso sí, que la multinacional estadounidense no haga también oídos sordos a las exigencias formales de los Gobiernos central y autónomo. Quienes lo piden ahora son «dos autoridades laborales», concluyó Zan.

Por su parte, la ministra de Industria, Reyes Maroto, insistió este martes en que el «problema» de la planta de San Cibrao no es «energético», sino la falta de «compromiso» y un «plan de futuro» por parte de la empresa. Así lo recalcó en el marco de su intervención en la asamblea general de Asime.

La respuesta de Alcoa

No acostumbra últimamente Alcoa a dar la callada por respuesta ante los ataques del Ejecutivo. Tampoco este martes lo hizo. No ve factible la multinacional la venta de la fábrica. «El comprador adquiría un activo con pérdidas significativas porque la producción de aluminio primario no es viable; y la venta, por tanto, tampoco», fue la respuesta de la multinacional. Eso y que ya han «analizado a fondo todas las alternativas posibles y existen factores estructurales, de calado, que hacen imposible revertir la situación crítica actual». En definitiva, «Alcoa no ve posible ninguna transacción».

A lo que no había respuesta aún desde la multinacional era a la peticiones de Gobierno y Xunta. Al cierre de esta edición, la empresa todavía estaba valorando sendos escritos para decidir si paralizar o no las negociaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ultimátum del Gobierno a Alcoa para que venda la planta, en la que hay un inversor interesado