Sánchez ve «inevitable» una reforma fiscal con una subida de impuestos a las rentas altas y las grandes corporaciones

El Gobierno aprobará este viernes un nuevo balón de oxígeno para las empresas con más de 10.000 millones de ayudas


Nuevo balón de oxígeno al sector empresarial patrio. En esta ocasión, con unos 10.000 millones de euros. Esa es la cantidad que el Ejecutivo de Sánchez prevé aprobar este viernes durante su Consejo de Ministros extraordinario. Este fondo, tiene un objetivo claro: ayudar a las empresas viables con problemas de solvencia derivados de la crisis del coronavirusY no será el único dinero contante y sonante que el Gobierno ofrecerá a las firmas españolas. Porque también prevé aprobar una nueva línea de avales del ICO de hasta 40.000 millones de euros para impulsar el tejido productivo. 

En la agenda de los ministros también lleva día sobrevolando el ansiado Plan Renove (cuya dotación asciende hasta los 250 millones de euros), que parece que finalmente parece contar con un hueco en el Consejo de este mismo viernes.

Según las primeras informaciones, el nuevo fondo para ayudar a las empresas se articulará a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), adscrita al Ministerio de Hacienda, con el fin de ayudar a las empresas viables en las que hayan surgido problemas de solvencia con motivo de la pandemia. Entre las opciones que baraja el Gobierno, y que se detallarán este viernes, no se descarta la posibilidad de entrar a través de SEPI en el accionariado de alguna de estas empresas de manera transitoria y durante una duración determinada, la compra de deuda u otro instrumento convertible en capital. No obstante, el apoyo a la solvencia por estas vías se produciría como último recurso y a petición de las propias empresas, aunque desde el Ejecutivo precisan que no se tiene por qué entrar necesariamente en el capital de las empresas para asegurar su solvencia.

40.000 millones en avales 

Este fondo de 10.000 millones de euros se encuadra en el marco del anuncio realizado este jueves por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un nuevo paquete de ayudas financieras de 50.000 millones de euros para empresas y autónomos. Así, al fondo de 10.000 millones de euros para rescatar a empresas viables se sumará a otra línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) dotada con 40.000 millones de euros para impulsar la inversión empresarial y que las entidades faciliten la financiación, principalmente a pymes y autónomos, contribuyendo así al mantenimiento del tejido productivo en la nueva fase de reactivación económica.

El pasado 17 de marzo el Gobierno aprobó una línea de avales del ICO de hasta 100.000 millones para que las empresas pudiesen afrontar los problemas de liquidez derivados del covid.

Sánchez ha subrayado que se han registrado 500.000 operaciones (10.000 operaciones al día) a través de esa línea de garantías, que las empresas podían solicitar hasta el 30 de septiembre de forma exclusiva las empresas afectadas por los efectos económicos del covid-19, siempre que los solicitantes no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre del 2019 y en procedimiento concursal a 17 de marzo del 2020.

Precisamente ayer el Gobierno reasignó 28.000 millones de euros en avales a través del ICO que no se habían consumido, destinados principalmente a autónomos y pymes, una vez acabado el plazo del 30 de junio.

Subida de impuestos

Todas las medidas puestas en marcha en los últimos meses han requerido un importante esfuerzo público. Y ahora toca recuperar las arcas. Y dice Sánchez que ante la nueva etapa que se abre es «inevitable» la aprobación de una reforma fiscal acompasada con el crecimiento económico y que avance en «justicia fiscal», que contemplará una subida del IRPF a las rentas altas, un aumento del tipo del Impuesto de Sociedades para las grandes corporaciones o un alza de impuestos especiales y medioambientales, entre otros.

Por el contrario, cree que el impuesto a grandes fortunas propuesto por Unidas Podemos podría ser un «fetiche», por lo que opta por subir Patrimonio y otros gravámenes existentes.

En una entrevista en La Sexta, el presidente ha reconocido que hay que recalibrar la cesta de impuestos, tal y como ha recomendado esta semana el Banco de España, ya que una vez se supere la fase de estímulo para salvaguardar las rentas y el tejido productivo, habrá que reducir el déficit y la deuda pública, y al mismo tiempo fortalecer el sistema de bienestar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Sánchez ve «inevitable» una reforma fiscal con una subida de impuestos a las rentas altas y las grandes corporaciones