El teletrabajo que viene: voluntario, con horario flexible y un plus para compensar gastos en casa

La propuesta de Díaz solivianta a la patronal, que advierte de que si se imponen condiciones imposibles se contratará en otros países


Redacción / La Voz

El Gobierno ha sacado a información pública el anteproyecto de ley de trabajo a distancia, un documento en el que sienta las bases para regular los derechos y deberes de empleados y empresas en el teletrabajo, una modalidad de prestación de servicios que antes de la pandemia era residual en España (menos del 5 % de los asalariados tenían la oficina en casa o se la llevaban algunos días a la semana), se disparó durante el confinamiento (con picos de hasta el 34 %) y ahora parece haberse asentado en muchas compañías. Estas son las claves de la propuesta del Ejecutivo: 

Acuerdo con la empresa

El teletrabajo debe ser voluntario para el empleado. La norma establece que empresa y empleado deben suscribir un acuerdo de trabajo a distancia que regule las condiciones del teletrabajo, que siempre debe ser de carácter voluntario para el asalariado y que no se podrá aplicar a personas con contratos en prácticas o formativos. Tendrán preferencia a la hora de pedir trabajar desde casa aquellos empleados con hijos menores de doce años, los que estén cursando estudios reglados o las víctimas de violencia machista.

Horario

Flexibilidad para fijar la jornada y obligación de registrarla. Aunque el acuerdo con la empresa debe estipular el horario de trabajo, el anteproyecto de ley reconoce al empleado el «derecho al horario flexible», esto es, que podrá modificar su jornada siempre que respete los tiempos de trabajo y descanso fijados por ley y la disponibilidad obligatoria que pueda exigir la empresa. Tras el descontrol del teletrabajo en el confinamiento, el ministerio recoge en el proyecto de ley la obligación de registrar «fielmente el tiempo que la persona trabajadora que realiza trabajo a distancia dedica a la actividad laboral» y reconociendo al teletrabajador el «derecho a la desconexión digital fuera de su horario de trabajo». 

Costes

La empresa pondrá los medios y resarcirá al empleado los gastos en su vivienda. En cuanto a los medios materiales, la norma es clara: corresponde a la empresa dotar al asalariado de «todos los medios, equipos y herramientas necesarios para el desarrollo de la actividad». No solo eso, sino que no podrá exigir al empleado que instale programas o aplicaciones en dispositivos que sean propiedad del trabajador, ni que utilice esos medios propios para su actividad. Además, el anteproyecto de ley establece que el teletrabajo no puede suponer ningún coste para el empleado, por lo que las compañías estarán obligadas a pactar (ya sea en convenio o en un acuerdo con los representantes de los trabajadores) un mecanismo que garantice que se compensan todos los gastos que asuma el empleado (por ejemplo la conexión a Internet o el consumo de luz). La solución estándar que ofrece la norma es que se fije un complemento específico para los trabajadores, a semejanza de lo que se hace con los turnos de noche.

Reacciones

La patronal amenaza con contratar en Portugal. El contenido del anteproyecto de ley enardeció ayer a la patronal. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, criticó las prisas del Gobierno por regular el teletrabajo y advirtió de que si se ponen «condiciones imposibles» las empresas pueden plantearse «contratar en Portugal». La ministra de Trabajo lamentó las «desafortunadas» palabras de Garamendi, al que reprochó que apele al «dumpin entre países». Mientras, la portavoz del Gobierno quitó hierro a la polémica asegurando que de momento el proyecto es un borrador y que se consensuará la redacción final con los agentes sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El teletrabajo que viene: voluntario, con horario flexible y un plus para compensar gastos en casa