Pérez-Nievas achaca la venta de acciones de Pescanova antes de la quiebra a una casualidad

El macrojuicio de la pesquera continuará la semana que viene


Redacción / La Voz

El final de la macrocausa judicial de Pescanova tendrá que esperar. Al menos, una semana más. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional cerraba ayer dos jornadas de sesiones protagonizadas por las defensas de miembros del consejo de administración que trabajaron a las órdenes de expresidente Manuel Fernández Sousa y por los letrados que intervinieron para intentar exculpar a los testaferros de las sociedades instrumentales, a través de las cuales la multinacional tejió supuestamente una tupida red de facturas falsas. Las sesiones se reanudarán el 2 de julio.

Uno de los protagonistas de la vista de ayer fue el abogado de José Antonio Pérez-Nievas, uno de los principales accionistas de la pesquera junto con Alfonso Paz Andrade, José Carceller (Grupo Damm) y François Tesch. Mantuvo durante su intervención que no ha quedado acreditado, como sostiene la Fiscalía, que Golden Limit -sociedad de la que es propietario Pérez-Nievas- dispusiera de información privilegiada cuando, apenas unas horas antes de la reunión a la que les había convocado Fernández Sousa -el 25 de febrero del 2013- para exponerles los problemas de tensión de tesorería por los que atravesaba la empresa, puso a la venta el 11 % de su cartera en Pescanova. La operación le reportó 1,4 millones de euros. Pocos días después, el 1 de marzo, la CNMV ordenaba la primera suspensión de la cotización de la multinacional.

Pérez-Nievas asistió a ese crucial encuentro en el que el expresidente trasladó a los principales accionistas los problemas de tesorería existentes y les pidió que adelantasen capital ante la negativa de dos bancos a prestarle dinero. El desajuste, dijo entonces, procedía de la decisión de posponer la venta del salmón de la planta de Chile hasta que mejorasen los precios, para lo que estimaba un período de un mes.

Solo dos días después de esa primera reunión, Sousa y Pérez-Nievas protagonizaron un agrio enfrentamiento, tras reconocer el expresidente la delicada situación de la multinacional. Golden Limit decidió después concurrir al proceso judicial como acusación particular contra Manuel Fernández Sousa por fraude y falseamiento de cuentas, tal y como recordó ayer su letrado. Pérez-Nievas mantiene que la venta de las acciones en aquel momento precios fue fruto de la casualidad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pérez-Nievas achaca la venta de acciones de Pescanova antes de la quiebra a una casualidad