La Xunta alerta de que el empleo en Alu Ibérica peligra sin precio eléctrico estable

El Gobierno prometió seguir trabajando en ese marco eléctrico estable que no acaba de llegar


redacción / la voz

El futuro de 323 operarios de los 614 que tienen en plantilla las antiguas fábricas de Alcoa en A Coruña y Avilés, vendidas hace un año, pende de un hilo a partir del verano del 2021 si para entonces no existe todavía un marco retributivo estable y competitivo del precio de la electricidad para las industrias. Es el aviso lanzado por el conselleiro de Industria, Francisco Conde, en la mesa de seguimiento que vela por el cumplimiento de los compromisos que se firmaron con la operación de venta. Esos trabajadores están adscritos a las electrolisis de ambas plantas, ahora apagadas, a la espera de que resulte rentable encenderlas de nuevo para elaborar aluminio primario.

El actual dueño de la planta, el grupo Riesgo, asumió el compromiso de mantener el 100 % del empleo durante un plazo que vence dentro de un año. Aunque los comités de empresa recelan, fundamentalmente porque Riesgo adquirió las plantas al comprador inicial, Parter, a los pocos meses.

En la mesa de seguimiento, el Gobierno prometió seguir trabajando en ese marco eléctrico estable que no acaba de llegar. También avanzó que va a comprobar si Alu Ibérica cumple los requisitos de empleo para beneficiarse de las ayudas del CO2. La Xunta, por su parte, reclama una auditoría para controlar la gestión de las fábricas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La Xunta alerta de que el empleo en Alu Ibérica peligra sin precio eléctrico estable