La Xunta juega las bazas del hidrógeno y la fibra forestal para la reactivación

Evalúa con los expertos tres proyectos «tractores» para captar financiación europea


Santiago / La Voz

El hidrógeno limpio es visto por muchos expertos como el combustible del futuro, y más después de que la Unión Europea lo incluyera en los seis ámbitos estratégicos clave en los que priorizar las inversiones. Galicia, como gran productora de energías renovables que es, no quiere perder pie frente a las iniciativas impulsadas en países como Holanda o Suecia y también pone la vista en la generación de hidrógeno como un proyecto tractor para reactivar la economía tras la pandemia del coronavirus. Y no es el único: los expertos también analizan otras iniciativas para generar biogás a partir de los residuos o fabricar fibras textiles procedentes de la madera.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se reunió ayer con varios miembros de su Gobierno y el comité de expertos económicos de Galicia para evaluar los tres primeros proyectos concebidos para convertirse en motores de la reactivación a través de la apuesta por el desarrollo tecnológico, la biodiversidad y la economía circular y verde. Se trata de tres iniciativas con potencial y cuyo objetivo, en palabras de Feijoo, consiste en «mobilizar investimento, innovación e emprego».

El primero de los proyectos consiste en la creación de una planta de generación de hidrógeno verde, un combustible que carece de emisiones contaminantes y que para su producción solo requiere de agua y una fuente de energía renovable, aunque en un volumen importante, lo que suele encarecer su producción.

Pues bien, la apuesta diseñada por el comité de expertos y respaldada por la Xunta consiste en la instalación de una planta de producción de hidrógeno de 50 megavatios para su uso en la industria, como carburante para la movilidad de vehículos y también para inyectarlo a la red gallega de gasoductos.

Biogás y fertilizantes

El segundo proyecto tractor es la construcción de un centro para el impulso de la economía circular en la gestión de los residuos y su valorización. Tal y como explicó el conselleiro de Medio Rural, José González, presente en la reunión celebrada en el Gaiás, se trataría de utilizar las basuras para producir biogás y fertilizantes, aunque con el pertinente reciclado de los materiales plásticos y textiles. En dichas instalaciones, además, se trataría «o excedente dos curros procedentes das gandarías galegas», manteniendo, eso sí, la autoaplicación de los purines como abono por parte de los productores garantizando las normas ambientales.

En lo que respecta al tercer proyecto seleccionado, que al igual que los anteriores aspira a captar financiación europea para su desarrollo, en combinación con aportaciones privadas, consiste en la creación de un centro de fabricación de fibras textiles a partir de la madera, lo que contribuiría -expuso Feijoo- a diversificar un sector considerado estratégico para Galicia. Los números de esta iniciativa son los siguientes: la planta consumiría 1,5 millones de metros cúbicos de madera al año, lo que permitiría la gestión forestal de entre 100.000 y 150.000 hectáreas de monte.

Son solo tres proyectos, los primeros, «aínda que se van poder desenvolver moitos mais», señaló Santiago Lago, coordinador del comité de expertos económicos. Pero los primeros esfuerzos del Ejecutivo gallegos se concentrarán en estas iniciativas por entender que son las que más valor añadido pueden aportar en términos de innovación y empleo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Xunta juega las bazas del hidrógeno y la fibra forestal para la reactivación