La recuperación poscovid en España será en cinco o seis trimestres

La estructura económica de Galicia permite que la salida de la crisis «ya esté ahí»


redacción / la voz

Tras la hibernación de la economía por la crisis del covid-19 llega el momento de poner negro sobre blanco. Expresar con cierta claridad qué deparará el futuro en términos económicos, una vez que comienza a resolverse la crisis sanitaria. Los expertos lo tienen claro: «Pensamos que las tasas de recuperación serán elevadas y nos basamos en evidencia empírica», confirmaba la analista Beatriz Tejero. Sus argumentos fueron expuestos en el marco del Foro de Mercados Santander, organizado por La Voz de Galicia y Banco Santander, en el que se desgranaron las estrategias que manejan los analistas para anticipar el comportamiento de los mercados y las economías ante contextos tan extraordinarios. Tejero explicó que la crisis del covid-19 tiene unas connotaciones parcialmente similares a algunas anteriores y totalmente diferentes a otras. Tomó como referencia las consecuencias del atentado de las Torres Gemelas del 2001 (también entonces la gente se quedó en sus casas) o la más reciente del 2008. Tras el 2001 la gente volvió a viajar y respecto a la de hace doce años «ahora vamos a salir mucho antes, porque los balances del sector privado estaban sanos y el sector financiero disponía de unas ratios de capital mucho más robustas. La estructura no está dañada ahora. No es por tanto una crisis al uso».

La analista de Banco Santander avanzó que el impacto hacia abajo ha sido fortísimo, pero no en todos los sectores por igual. El más afectado, sin duda, el de servicios; y los menos aquellos relacionados con las manufacturas que no dependen tanto de la demanda doméstica. A pesar de que el sector manufacturero solo representa un 13 % y las exportaciones un 30 % en el peso del PIB español, frente al 50 % que representan las exportaciones en el PIB alemán, la recuperación en España será relativamente rápida. Las razones son que el sector servicios tiene bastantes segmentos de exportación, de demanda externa -como el bancario, obras de ingeniería, etc.-, y que el sector privado está especialmente desapalancado.

¿Y Galicia? Pues «su estructura importa», asegura Tejero. Su recuperación ya está ahí. La razón radica en el peso de los sectores agroalimentario e industrial en el PIB gallego, porque han sido de los menos golpeados.

Si los argumentos de Beatriz Tejero infunden optimismo, no lo hacen menos los expuestos por Gerardo Puerta, director de Research de Asset Allocation. Analizó la evolución de la actividad en las semanas más críticas, con caídas por encima del 30 %, pero fue contundente al asegurar que «en cinco o seis trimestres habremos vuelto a los mismos niveles que antes de la crisis. Los mercados son máquinas de descontar ese futuro» y ya lo han hecho.

La diferencia de la situación actual respecto a la del 2008 radica en la aplicación de las políticas económicas. «Se aprendió de entonces y se ha encontrado una respuesta importante por parte de las autoridades monetarias y fiscales». Puerta puso como ejemplo la actuación de la Reserva Federal de EE. UU. «En el 2008 tardó nueve meses en proveer de liquidez al sistema; ahora, desde mediados de marzo se inyectó liquidez para que los problemas de liquidez no se transformen en problemas de solvencia. Lo hizo pronto y la magnitud fue mayor». Además de a una posible segunda vuelta de la pandemia, dijo, la economía se enfrentará a otros problemas como la crisis entre China y EE. UU. y las elecciones norteamericanas de noviembre.

Toca restaurar la certidumbre después de caídas de hasta un 40 % en los mercados

Tensionamiento del euríbor y la curva swap aún baja con un aumento de la volatilidad del cambio euro/dólar y depreciación de divisas latinoamericanas como el real brasileño y el peso mexicano, junto con la caída de los principales índices de renta variable. Es el resumen del comportamiento de los mercados estas últimas semanas. La incertidumbre derivada de la crisis sanitaria ha hecho el resto. Superada la fase más crítica de la pandemia, toca restaurar la certidumbre. «Eso es lo que hacemos en Banco Santander: convertir la incertidumbre en certidumbre para nuestros clientes», dijo Enrique Tiestos, responsable de C&CB Sales Galicia, que se encargó de abordar qué le ha pasado a los mercados en estos meses de confinamiento y cuáles son «las soluciones que desde la sala de mercados del Banco Santander podemos ofrecer a nuestros clientes. En definitiva, aplicar las mejores prácticas ante escenarios de riesgo».

«Las crisis anteriores nos han demostrado la necesidad de atesorar deuda y de saber gestionar correctamente el riesgo de tipos de interés mediante una correcta gestión de la deuda; gestionar el riesgo de tipo de cambio a través de estrategias de compraventa de divisas y saber detectar activos que ahora son rentables y que antes no lo eran», dijo.

El experto comentó que las principales preocupaciones que les trasladan los clientes están relacionadas con la preservación del capital en sus inversiones, después de que se registrasen caídas de la renta variable de hasta un 38 %.

En este contexto convulso también hay oportunidades, tanto para el cliente ahorrador, ya sea particular o empresa, como para aquellos que están dispuestos a asumir un riesgo controlado con rentabilidades más atractivas.

«Sin la empresa no habrá salida, no hay mejor política social que crear empleo»

La deriva económica tras la pandemia inquieta a la mayor parte de los sectores productivos. No preocupa tanto la salida de esta situación sino cuándo ocurrirá para evaluar su impacto. El consejero delegado de Banco Santander España, Rami Aboukhair, confía en la remontada, pero advierte de que «cuanto más tardemos en reactivar la economía más nos va a costar superar esta crisis» y teme que el escenario coyuntural deje unas secuelas estructurales por no haber actuado a tiempo.

El directivo, que intervino en el Foro de Mercados Santander, se apoyó en cifras. Entre ellas, el fuerte desplome del PIB, con caídas estimadas entre un 9 y un 15 %, un incremento importante del déficit y del paro, retrocesos significativos de las importaciones y las exportaciones, volatilidad en los mercados...

Y propuso soluciones. «El mejor tratamiento es apoyar a las empresas porque son las que mejor pueden mantener el empleo Siempre digo que no hay mejor política social que crear empleo. Sin la empresa no habrá salida», defendió.

Entre algunas de las recomendaciones del consejero delegado de Santander España destaca la de recobrar la actividad cuanto antes para espolear el consumo y la recaudación y crear un marco atractivo para recuperar la inversión.

Respaldo al tejido productivo durante el confinamiento

Víctor Menéndez ocupa la dirección territorial de Santander en Galicia, lo que le permite conocer al detalle el tejido productivo de la comunidad: «Son muchas las personas de diferentes sectores que están conectadas», de ahí que lance un mensaje de compromiso. El de «la cercanía a nuestros clientes, apoyándoles con la fortaleza que nos da ser uno de los grandes». Un respaldo, dijo, que «no hemos querido que se viese mermado con el confinamiento».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La recuperación poscovid en España será en cinco o seis trimestres