Alcoa no ve factible la venta y mantiene el cierre de la última fábrica de aluminio gallega

El Gobierno insta a la empresa «a que presente un plan industrial o deje paso a otras» en San Cibrao


Viveiro

La esperada reunión de la mesa multilateral que tuvo lugar este martes entre el Ministerio de Industria, la Xunta, Alcoa y los sindicatos no despejó prácticamente ninguna duda. La situación parece estar demasiado enquistada; las posiciones no se han movido tras este encuentro. El cierre de la única fábrica de aluminio de España, la de Alcoa en San Cibrao (Cervo) parece inevitable, al menos no se le ha puesto freno.

La decepción fue el denominador común, las «malas sensaciones», como apuntaban algunos representantes de los trabajadores. Había mucha ilusión puesta en esta reunión por parte de quienes ven sus puestos de trabajo en peligro: 534 empleos están en el aire y otros 300 en las empresas auxiliares.

;
«La intransigencia a negociar por parte de Alcoa es total» Declaraciones de José Antonio Zan, presidente del Comité de Empresa, Alcoa San Cibrao.

No había más que ver los comunicados al término de este encuentro celebrado por vía telemática. Por parte de Alcoa señalaban: «La empresa ha detallado al Gobierno la situación insostenible por la que atraviesa la planta de aluminio debido al marco energético actual y la sobrecapacidad global de aluminio, lo que hace necesario tomar medidas urgentes para frenar el alto nivel de pérdidas; es una sangría». Y añaden: «Alcoa considera que los problemas de la planta de aluminio tienen una naturaleza permanente y no se van a revertir. Las proyecciones para los próximos años no cambiarán esta situación, haciendo que la posibilidad de una venta de la planta no sea factible ya que la producción de aluminio primario no es sostenible. En Alcoa consideramos que el proceso informal de consulta iniciado con los representantes de los trabajadores es el marco apropiado para discutir el futuro de la planta de aluminio». Este proceso de consultas es previo al inicio de despido colectivo anunciado por la multinacional y que incluiría a 534 trabajadores de un total de 1.100. El personal no afectado está adscrito a la fundición y a la fábrica de alúmina, que permanecerían activas.

Desde el Gobierno instan a Alcoa «a que presente un plan industrial o deje paso a otras empresas interesadas en la fábrica de A Mariña». El secretario general de Industria, Raúl Blanco, lo decía con claridad: «Reitero el compromiso del Gobierno tanto para el mantenimiento de la producción de aluminio primario como con las industrias electrointensivas e hiperelectrointensivas». Hay que entender que «con Alcoa o sin ella».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció hace unos días en el Congreso que el Ejecutivo ya estaba buscando inversores para sustituir a Alcoa.

Si no tienen un plan industrial, y quieren cerrar en España, en Europa y en Estados Unidos para centrarse en otros proyectos, que dejen paso

«No queremos una muerte por capítulos, queremos conocer los planes de Alcoa, las Administraciones estamos dispuestas a apoyar el mantenimiento de la actividad, afirmaba Blanco, pero si no tienen un plan industrial, y quieren cerrar en España, en Europa y en Estados Unidos para centrarse en otros proyectos, que dejen paso». Recordó que Alcoa ha recibido 693 millones del Estado desde el 2011.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, lamentaba que el Gobierno «siga sen fixar un prezo eléctrico que garanta o mantemento do emprego en Alcoa San Cibrao. O encontro desta tarde rematou sen que o Goberno presentase o borrador do estatuto para os consumidores electrointensivos e sen concretar se aceptará as alegacións de Galicia, Asturias e Cantabria para fixar un prezo eléctrico estable e competitivo. Non sabemos cales son as medidas a curto prazo previstas polo Goberno».

La Xunta lleva meses insistiendo en que sin medidas estables que garanticen un precio eléctrico competitivo para este tipo de industrias -que dependen del Gobierno- es inútil debatir sobre el futuro de Alcoa.

El comité se agarra al compromiso del Gobierno y la Xunta

El comité de empresa de Alcoa quiso hacer una lectura positiva del encuentro. Se agarran al compromiso del Gobierno y a la colaboración de la Xunta para mantener el aluminio primario en A Mariña, «con o sin Alcoa». Lamentan que la multinacional no quisiera valorar la posibilidad de la venta de la planta y entienden que les queda mucho tiempo aún de «lucha si queremos salvar la fábrica. Es la única salida, lo único que podemos hacer: luchar».

Nueva jornada de protestas

San Cibrao amaneció este martes entre protestas. Desde las 07.30 horas, trabajadores de la factoría instalaron barricadas de neumáticos y fuego en los accesos a las instalaciones para hacerse visibles. El trabajo de más de 530 operarios (solo empleo directo) y de unos 300 de las empresas auxiliares pende de un hilo después de que la multinacional estadounidense anunciase el cierre de la planta de aluminio -en la de alúmina no se han anunciado cambios por ahora- y el despido colectivo de la mayor parte de las personas que trabajan en ella. De llevarse finalmente a cabo, la medida supondría un fortísimo revés a nivel económico y social para toda la comarca de A Mariña, y por extensión para la provincia de Lugo, en la que Alcoa supone el 30% del PIB.

;
«Si Gobierno y Xunta cumplen, podemos ser salvados» El comité de empresa lamenta que a Alcoa «no le sirva nada, no quiere saber nada de venta»

El Gobierno busca inversores para salvar la planta de aluminio de Alcoa

M. Sande
Pedro Sánchez, en su comparecencia este miércoles en el Congreso de los Diputados, durante la que se refirió a Alcoa
Pedro Sánchez, en su comparecencia este miércoles en el Congreso de los Diputados, durante la que se refirió a Alcoa POOL - Europa Pres

El Ejecutivo opta por hallar un comprador, como hizo con las fábricas de A Coruña y Avilés

«Estamos buscando inversores en este momento para salvar Alcoa», anunció este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. Realizó esta afirmación en respuesta a una pregunta del diputado mariñano del BNG, Néstor Rego, sobre la situación de la empresa. El Ejecutivo abre, de ese modo, la vía a la posible venta de la fábrica de aluminio de San Cibrao a otra compañía, como ya hizo hace un año para salvar del cierre las plantas de A Coruña y Avilés. Estas siguen activas, con más de 600 operarios en plantilla.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Alcoa no ve factible la venta y mantiene el cierre de la última fábrica de aluminio gallega