La Xunta reorienta 1.741 millones para activar la economía y aplaza cobros fiscales

Feijoo calcula que el impacto de la crisis va a condicionar los presupuestos autonómicos hasta principios del 2022


santiago / la voz

La Xunta ha puesto el cuarto pilar que le faltaba al trabajo del comité de expertos económicos que ha asesorado al Gobierno gallego desde el estallido de la crisis sanitaria. Tras la presentación de los documentos relativos a la inyección de liquidez a los ciudadanos y empresas; la flexibilidad de las relaciones laborales; y la necesaria solvencia de la Administración, el último que faltaba era el de la reactivación socioeconómica, que obligaba a darle un revolcón de arriba a abajo a los presupuestos gallegos y la reorientación de todos los fondos que llegarán desde el Estado y la Unión Europea.

Impacto público

Influencia hasta el 2022. El presidente Feijoo anunció que estos ajustes serán tan inmediatos como sea posible, pero la influencia de la economía pública poscovid llegará, a su juicio, hasta los dos primeros trimestres del 2022, cuando Galicia podría recuperar los parámetros anteriores a la crisis. 

Impuestos

Demora en el cobro fiscal. La coyuntura económica obliga a la Xunta a tomar una decisión aparentemente contradictoria, ya que tratará de obtener fondos externos mientras renuncia temporalmente al ingreso de impuestos. Las tasas autonómicas, aplazadas inicialmente hasta junio, no se cobrarán hasta el 1 de noviembre, con el objetivo de darle liquidez a 32.000 familias y empresas, que dejarán de abonar 35 millones correspondientes a los impuestos de transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, sucesiones, donaciones y tributos sobre el juego. 

Operación global

Hasta 3.000 millones. El montante económico que espera movilizar la Xunta asumiendo las recomendaciones de los expertos supera los 3.000 millones de euros, aunque solo una parte están en manos del Gobierno autonómico en estos momentos (1.741 millones). De hecho, 1.300 millones serán aportados por el capital privado, que deberá complementar los diferentes estímulos que va a proponer la Administración en diferentes ámbitos, incidiendo en los que tienen mayor impacto en la dinamización económica. Hay 828 millones que están garantizados, porque ya están consignados en los presupuestos en vigor, y en los casos que sea necesario, se podrán aplicar los modificados de crédito para reorientar la finalidad de los fondos. La Consellería de Facenda calcula que las aportaciones estatales deberán alcanzar los 506 millones de euros, aunque el tono del titular del departamento, Valeriano Martínez, reflejó ciertas dudas sobre este extremo, ya que no tiene claro cómo será el reparto comprometido de los 16.000 millones. A nivel europeo, la intención es reprogramar y adelantar la llegada de 256 millones, además de incorporar 51 de margen presupuestario que se le ha ido ganando al ahorro de intereses y la reducción del déficit. 

Sanidad y política social

Más de 500 millones. Los departamentos que más van a notar la reorientación de fondos de la Xunta son los de Sanidade y Política Social, que acaparan 450 y 105 millones respectivamente. En estas partidas se incluyen los 63 millones gastados ya en personal, sustituciones y contrataciones, así como el refuerzo de las líneas de atención telefónica y la compra de material. Controlados los efectos de la pandemia, la intención del Sergas es reforzar las dotaciones, adquirir más equipamiento y tecnología y continuar con la adecuación de la atención primaria y hospitalaria. En el área social, se apostará por la aplicación de un nuevo protocolo en las residencias, entre otras mejoras en cuidado de mayores, menores y dependientes.

Reactivación y empleo

Distintas velocidades. Los fondos reconvertidos incidirán en los apoyos a empresas para la transición al teletrabajo y la modernización digital, y habrá fondos para complementar los ERTE. En la dinamización económica serán determinantes las aportaciones añadidas que haga el sector privado. El público pondrá 340 millones, que serán complementados con otros 600 a través de avales, microcréditos o un plan de apoyo al comercio de proximidad que se pondrá en marcha de inmediato. A largo plazo se activará un fondo de inversión empresarial por 45 millones iniciales ampliables a cien. 

Infraestructuras

Seguridad y empleo. Las consellerías de Infraestruturas y la de Medio Ambiente e Vivenda van a priorizar sus fondos en medidas como la seguridad en el transporte público, el apoyo al alquiler de viviendas y actividades que generen empleo como la rehabilitación de viviendas. 

Turismo y educación

Más Xacobeo, más digital. La Consellería de Educación tendrá como objetivos la puesta al día de los centros educativos y el impulso al libro digital, para lo que contará con 72 millones de euros. Algunos menos, 58, servirán para que Cultura e Turismo, que fue el primer departamento que remodeló sus presupuestos, aproveche la marca del Xacobeo 2021 para relanzar el sector, y también tendrá en cuenta la dinamización de los equipamientos. 

Mar y medio rural

Compensaciones. Medio Rural se centrará en dar liquidez al sector, con medidas como el adelanto de los pagos de la Política Agraria Común (PAC), que no llegarían hasta el otoño, y también en internacionalizar los productos gallegos. Para ello dispone de 161 millones. Por su parte, Mar reorientará 77 millones, dándole prioridad a las ayudas a los buques y a compensaciones para las mariscadoras y el pago de tasas portuarias. Habrá otros paquetes transversales, como el proyecto de digitalización de la Administración.

 El conselleiro de Facenda dice que seguirá «pelexando» para recibir más fondos del Estado

El conselleiro de Facenda presentará a los sindicatos de función pública el plan diseñado, igual que hace durante la elaboración de los presupuestos. Valeriano Martínez cree que las estimaciones realizadas son «prudentes», y se basa en que Galicia deberá seguir «pelexando» para aumentar la llegada de fondos, especialmente con el Gobierno de España, que todavía no ha desvelado cómo será el reparto entre las comunidades autónomas.

Martínez reconoció que los momentos que vienen son «excepcionais», pero entiende que Galicia está mejor preparada que otras comunidades por el trabajo realizado en los últimos años. «Temos estabilidade, temos orzamentos, o déficit está controlado, reducimos a débeda pública e pagamos rápido aos nosos provedores», resumió, recordando que la Xunta cuenta con una amplia línea de crédito para adelantar pagos y demorar cobros.

Test para todos los policías locales y 16 millones para contratar a parados

Además del plan de reactivación, la Xunta llevó al Consello otras medidas vinculadas a la crisis sanitaria y socioeconómica. Así, todas las plantillas de policías locales pasarán un test serológico de doble banda para comprobar si han tenido contacto con el coronavirus.

Para ello, los ayuntamientos tendrán que firmar un programa de adhesión a efectos de coordinación. En este se incide en que, al igual que en otros ámbitos laborales y sociales, los agentes que tengan contacto con un enfermo sintomático deberán cesar en el servicio y mantenerse en cuarentena 14 días.

Laboral: contratos a parados

El Gobierno gallego invertirá 16,1 millones de euros para contratar, a través de los concellos, a 643 personas perceptoras de la renta de integración social; a 476 desempleados para la realización de obras o servicios de interés general; y a 505 para tareas de prevención de incendios, con el foco en los concellos rurales.

Material sanitario: 4,6 millones de euros

Octava compra de material sanitario por el trámite de emergencia para adquirir 54 millones de guantes, 300.000 mascarillas con distintos niveles de eficacia y 1.500 kits de detección del virus y soportes para el transporte de muestras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La Xunta reorienta 1.741 millones para activar la economía y aplaza cobros fiscales