redacción / la voz

El grupo Alibérico, el número uno de titularidad privada en el negocio del aluminio, fundado y presidido por el empresario gallego Clemente González Soler, le ronda a Alcoa desde hace años. En el 2016, en alianza con el fondo Atlas, ya trató de comprarle sus últimas tres fábricas de aluminio primario en España, en A Coruña, Avilés y San Cibrao. Dos años después volvió a intentarlo, ya en solitario, con la planta asturiana. Pero no lo consiguió. Las dos primeras fueron vendidas en el 2019 al fondo Parter -que las traspasó al grupo industrial Riesgo-, pero ahora puede surgir una nueva oportunidad (la tercera, que puede ser la vencida) con las instalaciones de A Mariña lucense. Alcoa quiere cerrar la línea de aluminio primario, la única que queda operativa en España, y despedir a 534 operarios, pero González Soler se muestra abierto a salvarla para conservar así el último bastión de una industria estratégica y básica para la economía del país.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

El primer grupo privado del aluminio, abierto a comprar la fábrica de Alcoa