Afluencia dosificada y compras a tiro fijo en la reapertura del gran consumo en Galicia

Ikea y El Corte Inglés incorporan a toda la plantilla, pero en los centros comerciales un 20 % de los locales siguen cerrados


La Voz

Las terrazas están al completo y las playas se empiezan a llenar, pero los centros comerciales no tanto. La reapertura del gran consumo, incluidas las macrotiendas de más de 400 metros de superficie, ha sido un acontecimiento más esperado por los empleados que por los clientes, al menos en la primera jornada de vuelta a la actividad. Hubo aplausos de reencuentro entre el personal y emoción por volver al trabajo, en especial en el gigante sueco de la decoración Ikea (A Coruña) y en los cuatro grandes almacenes de El Corte Inglés en Galicia, en donde la reincorporación laboral fue completa, ya que ambos grupos levantaron sendos ERTE para toda la plantilla.

«Estamos teniendo una afluencia constante y dosificada en nuestros centros», valoró a media tarde el director de comunicación del grupo de grandes almacenes, José Manuel Blanco.

«Está todo pensado y señalizado para agilizar el tránsito de los visitantes, para que entren, hagan sus compras y salgan, y estamos notando que la gente que está entrando viene a tiro fijo», contó el gerente del centro comercial Gran Vía, de Vigo.

Nada de pasear

Es la misma experiencia que relata una empleada del Mediamarkt del centro comercial A Laxe. «No ves a gente con ánimo de paseo ni curioseando por todos los departamentos, lo que está habiendo sobre todo es compra de necesidad», añade.

Eso explica que los departamentos que registraron mayor movimiento en el día del estreno fueran los de electrónica, hogar y moda, en especial de complementos, según cuentan desde El Corte Inglés.

Los 39 centros comerciales de Galicia reabrieron blindados por severos protocolos de limitación de aforo (nunca más del 50 %) e higiene de las instalaciones. En la capital de Galicia, la vuelta a la actividad fue tibia y ordenada. El centro comercial As Cancelas, con control de acceso en todas las entradas, no llegó a cubrir el aforo, y las compras fueron fluidas y sin colas.

El movimiento se concentró en las tiendas de textil y la gran mayoría del público que acudió lo hizo para comprar de forma rápida, con el tiempo de estancia imprescindible, a lo que contribuyó el cierre de las zonas de descanso y recreo para minimizar el riesgo de contagio.

No abrió H&M, como tampoco lo hizo la cadena sueca en Marineda City (A Coruña), Narón o Gran Vía (Vigo). En Marineda también permaneció cerrado Primark, el gran ausente de la reapertura.

En Narón, el centro comercial Odeón recuperó el pulso este lunes con la reapertura del 80 % de sus 60 operadores, entre ellos todas las firmas de Inditex. Siguen cerrados los multicines y también Urban Planet, un parque recreativo que, al igual que el resto de operadores de este tipo en los demás centros comerciales gallegos, están obligados a seguir sin actividad hasta que se levante el estado de alarma.

Las estimaciones, tras esta primera jornada, cifran el número de locales que todavía permanecen cerrados en los centros comerciales por encima del 20 %, y siempre con la incógnita centrada en los pequeños negocios, muchos de ellos de restauración, que tras los ERTE podrían no volver a abrir.

El centro comercial Ponte Vella, en la capital ourensana, reabrió sus puertas ayer con un 30 % del aforo permitido. Los comerciantes que decidieron empezar de nuevo comentaban que esperan que la respuesta de los clientes sea buena, y a mediodía incluso se podían ver colas en algunas tiendas de ropa juvenil y de electrodomésticos.

En el Centro Comercial Arousa comenzaron casi todas las tiendas abiertas. En general, satisfechas del volumen de trabajo, pero llenas de incertidumbre por el comportamiento que va a tener el consumo.

Desinfección, conteo y todo el mundo con mascarilla

«Hay poca gente, pero la que viene compra, no hay gente que venga a mirar», señala la dependienta de una de las cadenas de decoración que han vuelto a la actividad en el centro comercial Plaza E de Vigo, que ha incorporado un novedoso sistema de desinfección de las instalaciones que, través del sistema de aire acondicionado central, llega a todo el edificio.

En todos los centros comerciales el uso de mascarilla es obligatorio para trabajadores y clientes, y los equipos de limpieza se han reforzado con un centenar de nuevas contrataciones.

El centro de Barón ha establecido un sistema de control de acceso para que nunca se supere la cifra de 3.500 personas (el aforo total es de 15.000) y ha extremado las medidas de seguridad e higiene para que todos los clientes y trabajadores se sientan «seguros», dice el gerente en funciones, Juan Carlos Gómez.

En Marineda City el aforo se controla con un sistema que cuenta las personas en tiempo real y, «cuando se sobrepasa, lo marca. Los clientes tienen en los accesos unas pantallas que indican igual que un semáforo cómo está el nivel de aforo: verde, amarillo o rojo», explica su gerente, Ana López.

Andrea, dependienta de una tienda en este centro comercial, se muestra satisfecha por la confianza de los consumidores en las medidas de seguridad. «O aforo depende das condicións da tenda, pero hai dispensadores de xel por todo o Marineda e nas tendas. Tamén hai vinilos no chan para que os clientes garden as distancias. A roupa pódese probar porque temos suficiente stock como para mantelas 24 horas e desinfectalas adecuadamente. Síntome con enerxía e xa tiña ganas de ver a xente e volver á rutina. É unha alegría ver que se anima a xente, ademais de que se comportan con cautela e moita educación», explica.

En Cuatro Caminos, para garantizar la seguridad de los clientes se hace «un seguimiento a rajatabla de las medias sanitarias y se han establecido pasillos de sentido único».

*Información elaborada por Beatriz Antón (Ferrol), Cándida Andaluz (Ourense), Rosa Estévez (Arousa), Patricia Calveiro (Santiago), Sheyla Bermúdez (A Coruña) y M. Sío Dopeso (Vigo)

Cautela en el regreso, a pesar del teórico alivio de la fase 2

La hostelería aguarda al menos hasta el fin de semana y otras actividades acusan la incertidumbre y la falta de rentabilidad

La Voz

Galicia entró en la fase 2 con pies de plomo. Después de la intensidad con la que afrontó el ingreso en la fase 1, la hostelería ha hecho sus cuentas y ha sopesado los riesgos sanitarios y ha decidido, en su gran mayoría, esperar la evolución de los acontecimientos. Agotar el mes es una de las opciones elegidas por el grueso del sector, que todavía se considera lastrado por las condiciones de los ERTEs, que complican la viabilidad del negocio con un acceso restringido al 40 % del aforo interior (la Xunta plantea ampliar a la mitad la próxima semana) y al 50 % de mesas de terraza. Los alojamientos permanecen cerrados, a pesar de que ya pueden disponer de las zonas comunes, hasta que la movilidad, al menos interprovincial, les garantice un flujo sostenible de clientela.

La recomendación de la reserva previa y el veto normativo a la barra alteraron la dinámica habitual de funcionamiento de los establecimientos orientados al consumo de bebidas y alimentos en dosis reducidas, como pinchos y tapas. Los restaurantes optaron por aguardar, al menos, hasta el jueves, al arrancar la fase en un día que, por lo general, se establece para el descanso del personal.

Al margen de la hostelería, otras actividades regresaron con timidez, debido a la imposibilidad de adaptar a tiempo sus protocolos sanitarios a lo establecido en la orden SND/440/2020 publicada el sábado o las dudas generadas por las ambigüedades del texto.

Estos son algunos testimonios de los que decidieron ponerse en marcha ayer, tras la inactividad:

JOSÉ GESTO. Cafetería Alcalá (A Coruña)

«En 50 años que llevo nunca vi algo como esto, pero hay que adaptarse»

José Gesto fue uno de los hosteleros coruñeses que después de empezar con la reapertura de la terraza de su local ayer hizo lo mismo con el interior y como todos se enfrenta a experiencias nuevas a pesar de su dilatada experiencia. «En 50 años que llevo nunca vi algo como esto, pero hay que adaptarse», asegura José, quien espera que la situación se normalice «en pocos meses» y se resigna ante el panorama que se presenta: «Hay que acostumbrarse a vivir con ello». Como en la mayoría de locales, la jornada fue «tranquila», con muchos cafés y cañas según la hora.

 JAVIER GÓMEZ SOTO O Lar da Sabela (Ourense)

«La gente es reticente a entrar, si no tuviésemos terraza no abriríamos»

En el casco viejo de Ourense pocos han decidido abrir y los que sí, casi «a la aventura». Javier Gómez Soto es de estos últimos «La gente es reticente a entrar, si no tuviésemos terraza no abriríamos. Y eso que tenemos muchísimas medidas higiénicas», afirma. Uno de los principales problemas en Ourense es , afirma, el hecho de tener un horario restringido de apertura. «¿Quién va a querer venir a cenar si no sabe si vamos a tener que levantarle de la mesa?», se pregunta.

JOSÉ RAMÓN MARTÍ. Cervecería Manducka (Noia)

«Ata o mes de xullo non creo que abramos a cociña de novo»

El primer día de la fase 2 de la desescalada apenas trajo cambios para José Ramón Martí Patiño, Pato. Este hostelero del municipio coruñés de Noia explicaba que la afluencia en su establecimiento ayer fue similar a la de cualquier otro día de la fase 1: «Foi unha mañá normal, ata tivemos pouca xente dentro do local. Ao estar bo día moitos quedaron xa na terraza». Asegura que no sabe muy bien qué esperar de la nueva normalidad tras la crisis del covid-19, y asume que la recuperación será lenta: «A xente aínda non sae como saía antes. Hai que ir pouco, porque tampouco hai moito carto. Quen máis quen menos levou un pau con isto». La incorporación del personal que está en ERTE también será paulatina. De momento, Pato cuenta con un camarero a media jornada para que le eche una mano después de dos semanas trabajando 15 horas diarias: «Coa cociñeira xa falei e ata o mes de xullo non creo que abramos a cociña de novo, ata que se normalicen un pouco a cousas».

 

JOSÉ TRONCHONI. Coordinador de letrados

«El teletrabajo ha sido un éxito, pero esto sigue al ralentí»

Los juzgados de Vigo registraron ayer largas colas a primera hora de la mañana porque solo se puede entrar por turnos de una persona. El coordinador de los letrados de la Administración de Justicia de la provincia de Pontevedra, José Tronchoni, admitió ayer que la jornada en Vigo transcurrió ayer al «ralentí» pero que espera que este martes se incorpore ya entre el 60 y el 70 % de los funcionarios. Será la Xunta hoy la que dictamine cómo se realizará la desescalada y cuántos funcionarios tendrán que reincorporarse. Tronchoni, que refuerza Vigo durante varios días a la semana, indicó que ha funcionado «muy bien» el teletrabajo entre los letrados judiciales, ya que dos tercios de este cuerpo están en casa realizando tareas, y algunos funcionarios también se han acogido.

 MÓNICA PÉREZ. Asociación Provincial de Autoescuelas (Lugo)

«Nos adaptamos a marchar forzadas tras la desagradable sorpresa del BOE»

Las autoescuelas, como centros de formación, regresaron a la actividad con el paso cambiado, tras la inesperada reducción de aforo recogida en el BOE (del 40 % a un tercio). «Puede ser decisiva para que un curso sea rentable o no», explica Mónica Pérez, presidenta de la asociación provincial lucense. «No podemos entenderlo. Disponemos de protocolos y aulas homologadas con cuatro metros cuadrados por alumno. Esta jornada ha sido de formación interna y adecuación a marchas forzadas», añade. «Hay mucha gente pendiente del carné para acceder al mercado laboral. Y en el caso de los camiones, tampoco entendemos cómo siguen paralizados por la Xunta los exámenes del CAP, requisito imprescindible», concluye.

Regreso gradual de museos y bibliotecas

Los museos científicos, salas de exposiciones y bibliotecas se suman a la oferta cultural en plena desescalada y, aunque algunas modalidades ya podían estar en funcionamiento, han decidido esperar para adaptarse a los protocolos sanitarios (o a la espera de órdenes más concretas). Es el caso de la gran mayoría de los situados en A Coruña, mientras en otras zonas como Ribeira ya reanudaron la actividad la biblioteca y el museo municipal y el Museo do Gravado de Artes.

Información elaborada por Pablo Gómez, David García, Cándida Andaluz, Marta Gómez y E. V. Pita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Afluencia dosificada y compras a tiro fijo en la reapertura del gran consumo en Galicia