Montero: «La intención del Gobierno ha sido, es y será negociar las cuestiones laborales en el marco del diálogo social»

Tras el terremoto provocado por el acuerdo del Ejecutivo con EH Bildu, la ministra de Hacienda refrenda las palabras de Calviño e invita a la CEOE a volver a la mesa de negociación


La reforma laboral ha sido el causante de abrir la última grieta en el seno del Gobierno de coalición. Y las consecuencias han ido más allá. Porque el acuerdo con EH Bildu para derogar la reforma laboral del PP a cambio de la abstención de sus cinco diputados para la prórroga del estado de alarma ha conseguido quebrar la confianza del PNV y Ciudadanos y suspender el diálogo con la patronal.

La encargada de frenar el acuerdo en los términos en los que se hizo público fue Nadia Calviño. Con sus declaraciones logró que el Gobierno volviera a la posición de partida de reformar solo los aspectos más «lesivos» de la normativa. En el entorno de la ministra de Economía insisten en que sería un error dar este paso sin tener en cuenta a los agentes sociales y en plena crisis por la emergencia sanitaria cuando se está negociando con Europa la ayuda financiera para aliviar el golpe del coronavirus. «Es un absurdo. Sería contraproducente», aseguró Calviño en una reunión telemática organizada por el Círculo de Economía. De ahí que la vicepresidenta exigiese una rectificación inmediata y pidiese recuperar la literalidad del acuerdo de coalición con Unidas Podemos. Un paso atrás que no ha sentado nada bien a su socio de Gobierno, que defiende la validez íntegra del pacto rubricado con EH Bildu. «Lo firmado es lo acordado», advirtió Pablo Iglesias, en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Y en la misma línea que su compañera Calviño se movió este viernes María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo. Coincidiendo con la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario, Montero insistió en que la «intención del Gobierno ha sido, es y será la negociación de todas las cuestiones laborales que tenemos planteadas en nuestra hoja de ruta en el marco del diálogo social». Según explicó la titular de la cartera de Hacienda el diálogo con organizaciones empresariales y sindicales es «más importante que nunca»: «Solo a través de este diálogo social vamos a ser capaces de llegar a acuerdos importantes beneficiosos para todas las partes».  

Con sus palabras, Montero volvió a mandar un capote a la CEOE, que ayer decidió levantarse de las mesas de negociación y recordó que el diálogo social es «el lugar idóneo»: «Nuestro interés es que el diálogo fructifique en medidas que redunden en un trabajo más digno y seguro en unas empresas que sean más competitivas y en una mejor cualificación de nuestra fuerza laboral».

De hecho, la ministra aseguró que tras el desplante de los empresarios, el Gobierno no ha dejado de mantener contacto con el conjunto de los agentes sociales «y en estas últimas horas de forma más insistente para aclarar algunas cuestiones que pudieron sacarse de contexto». Es más, se dirigió directamente a Antonio Garamendi para asegurar que el Ejecutivo confía en él y en las organizaciones empresariales para construir entre todos un proyecto de Estado: «Yo conozco el sentido de Estado que tiene el señor Garamendi, no es un patriota de boquilla y siempre antepone los intereses de España ante cualquier otra cuestión, defendiendo eso sí los intereses empresariales».

«La acción de Gobierno de la derogación de la reforma laboral se llama estatuto de los trabajadores», sentenció Montero, para acto seguido criticar cómo fue el proceso que se llevó a cabo para aprobar la polémica reforma del PP: «La reforma laboral es un concepto político desde el momento en el que el señor Rajoy la aprobó al margen del diálogo social, con una mayoría absoluta, sin conversaciones con el resto de fuerzas políticas». Tal y como explicó la ministra, las formaciones que componen el Gobierno de coalición han pedido un cambio de la legislación y ese cambio se hará a través de la elaboración de un nuevo estatuto de los trabajadores. Eso sí, incidió que se emprenderá «en el marco del diálogo social».

Pero no es el único lugar en el que el Ejecutivo intentará lograr acuerdos. Porque tal y como explicó la ministra de Hacienda, además del diálogo social, el Gobierno ha optado por captar apoyos para sus reformas en el Congreso de los Diputados: «Nuestra pretensión es llegar a grandes acuerdos de Estado».

También quiso apartar el fantasma de divisiones que tanto persigue al Gobierno en estas últimas semanas e incidió en que la idea es cumplir con el acuerdo programático al que llegaron las dos formaciones: «Este Gobierno está totalmente comprometido en el cumplimiento de ese acuerdo programático. Puede haber distintas sesibilidades en relación con distintas materias, pero este es un Gobierno en el que vamos todos a una».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Montero: «La intención del Gobierno ha sido, es y será negociar las cuestiones laborales en el marco del diálogo social»