Rebajas, sí... pero sin aglomeraciones

Illa y Maroto se contradicen sobre la legalidad de las ofertas y confunden al sector, mientras Comercio insiste: «Se prohíbe la afluencia masiva, no los descuentos»


El pequeño y mediano comercio llevaba dos meses cerrado, sin ventas y con el personal en ERTE. Los ánimos no están para bromas, por eso cuando se enteraron de que no iban a poder hacer rebajas, salieron en tromba en contra esta medida incendiaria, a la que este miércoles el ministro Illa arrojó más leña al afirmar que «hay que evitar las aglomeraciones. Puesto que las rebajas son un reclamo que pueden facilitar aglomeraciones, no están permitidas».

Eso es lo que recoge la orden del Ministerio de Sanidad que salió publicada en el BOE el pasado día 9, y que ha enfurecido al sector del comercio, ante la imperiosa necesidad de aplicar descuentos para ir vaciando almacenes repletos de mercancía.

Antes de las palabras de Illa, la protesta unánime de las principales patronales del comercio textil y de moda había obligado al Ministerio de Industria y Comercio a intervenir 

Se trata de evitar aglomeraciones

En un e-mail enviado a las principales organizaciones del sector, el ministerio de Reyes Maroto aclara que «no hay que interpretar lo establecido en la disposición adicional segunda de la OM 399/2020 en el sentido de que lo que se restringe y por tanto se prohíbe son las rebajas o promociones en sí mismas, ya que esto requeriría una modificación de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y la misma no se ha producido». «Se trata de una medida que tiene como finalidad evitar las posibles aglomeraciones provocadas por acciones comerciales», señala el ministerio en el mensaje al que ha tenido acceso este periódico.

Comercio cree, por tanto, que «hay que interpretar dicha norma en el sentido de que lo que se prohíbe son las aglomeraciones y no la posibilidad de hacer rebajas y promociones en establecimientos físicos».

Añade que las tiendas «pueden llevar a cabo cualquier tipo de acción comercial siempre que adopten las medidas necesarias para evitar aglomeraciones. Y que de facto estas no se produzcan».

La orden de Sanidad, interpretada como el veto a llevar a cabo rebajas en tiendas físicas, significaba un duro golpe para el sector textil, que ya incluía este tipo de ofertas en la venta on-line (en donde muchos artículos de almacén ya contaban con descuentos del 50 % o más), y necesita recurrir a las rebajas en tienda para luchar contra la acumulación de stock de temporada que ha generado el freno de las compras por las medidas de confinamiento.

Aclaración por escrito

Cabe recordar que no todas las tiendas podrán abrir durante esta fase 1 que comenzó este lunes. Solo aquellos comercios una superficie de 400 metros cuadrados pueden hacerlo, con un aforo del 30 %.

Es decir, que si se cumplen las medidas básicas de prevención sanitaria, no debería de haber problema en aplicar rebajas a los productos.

Para Comercio, además, solo existe un contexto en el que las rebajas estarían prohibidas: «Si los responsables de un establecimiento creen que si por el tipo de acción comercial, o por el tipo de productos ofertados, o por la falta de medios para poder controlar posibles aglomeraciones, o incluso por la localización del establecimiento o su distribución interior, es probable que se produzcan dichas aglomeraciones, no podrán llevar a cabo las acciones comerciales que puedan dar lugar a las mismas».

Lo que no explica Industria ni tampoco Sanidad es cómo proceder. Por eso, Acotex, la patronal del comercio textil, ha exigido que el Gobierno «publique la rectificación correspondiente en el próximo BOE o que aclare si la interpretación de Comercio prevalece sobre la norma en sí».

Las compras vuelven al pequeño comercio aunque a bajo ritmo

david garcía

Los clientes llegan con la foto en el móvil del producto deseado

El comercio de la ciudad afrontó ayer la entrada en la fase 1 con poca actividad como tónica general a pesar de que los pequeños negocios ya podían atender sin cita previa, aunque con restricciones en el aforo (al 30 %).

La mayoría de los comercios que reabrieron apenas tuvieron clientela, aunque en alguno hubo más gente de la que esperaban, pero su caso no fue el predominante. «Parece que la gente se anima, pensé que no iba a venir nadie, así que está bien dentro de lo que cabe», explica Nieves Vilela, de la librería Santos Ochoa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rebajas, sí... pero sin aglomeraciones