El Gobierno prohíbe las rebajas en las tiendas para evitar aglomeraciones

La restricción, que llega con la reapertura de los comercios,  no afectará a las ventas a través de Internet


Redacción

La letra pequeña del Boletín Oficial del Estado siempre acaba teniendo más miga que los grandes anuncios. Es ahí, en una disposición adicional segunda publicada en la edición del pasado sábado, donde el Gobierno deslizó la prohibición de que los comercios tengan rebajas en sus establecimientos. El motivo, esgrimen, es evitar las aglomeraciones.

«Los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones», recoge el Boletín Oficial del pasado sábado, en el que se detallaban instrucciones para la fase 1, en la que media España entró ayer y que permitía, entre otras cuestiones, la reapertura del comercio siguiendo unas normas.

Tal y como matiza el Gobierno, esa restricción «no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web», es decir, que los comercios pueden seguir rebajando sus productos si los venden a través de Internet, pero en las tiendas físicas no podrán descontarles ni un euro. De esta manera, entiende el Ejecutivo que se evitará el riesgo de que se agolpen los clientes en las tiendas.

La restricción de la rebajas supone otro revés para muchos comerciantes, que tras dos meses con las tiendas cerradas y stock en los almacenes, preveían intentar dar salida a parte de ese producto aplicando descuentos.

El textil ve la medida contradictoria

El sector del textil considera contradictorio que el Gobierno prohíba las rebajas en tiendas físicas o acciones comerciales que puedan suponer aglomeraciones cuando existe una limitación de aforo del 30 % y es necesario mantener una distancia de seguridad de dos metros entre clientes. 

Para la Confederación Española de Comercio (CEC), «fundamentar esta medida en el hecho de evitar posibles aglomeraciones carece de sentido» cuando ya hay establecidas limitaciones de aforo en los locales comerciales para las distintas fases, encaminadas a garantizar la seguridad de comerciantes y consumidores. La CEC ve «especialmente sangrante» que esta limitación solo afecte a las promociones en venta física, lo que «generaría una disfunción de precios en los canales de venta online y offline», y «pondría en clara desventaja competitiva, y en un momento tan crítico, al pequeño comercio» respecto a las grandes plataformas internacionales que seguirían operando online.

La patronal del textil Acotex ha señalado que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, les ha indicado que han remitido una consulta al Ministerio de Sanidad sobre el asunto, pero «no hay que interpretar lo establecido en la mencionada disposición adicional segunda en el sentido de que lo que se restringe y por tanto se prohíbe son las rebajas o promociones en sí mismas». Ello requeriría, según Industria, una modificación de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y la misma no se ha producido, si no que se trata de una medida que tiene como finalidad evitar las posibles aglomeraciones provocadas por acciones comerciales.

El pequeño comercio gallego: «No tiene sentido»

El pequeño comercio gallego critica que «no tiene sentido» que se permitan rebajas online, ya que supone beneficiar a «las grandes plataformas». En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Federación de Comercio de Vigo, Víctor Fernández, considera que el veto a las rebajas debe ser «total», ya que se pregunta «de qué vale» que comerciantes no puedan promocionar descuentos mientras cadenas en Internet hacen «lo que les dé la gana». Por su parte, el presidente de Compostela Monumental, José Manuel Bello Rey, señala que hay «un poco de confusión en todo el sector» y la ciudadanía, tras la publicación por parte del Gobierno de un texto «muy mal escrito». Llama a regular también esos descuentos vía online, mientras tiene claro que si se permite hacer rebajas a las cadenas grandes supondrá al pequeño comercio «vender a pérdidas» todo el género al que no ha podido dar salida este tiempo. Asimismo, la presidenta de la Asociación de Comerciantes de O Calvario, Encarna Álvarez, avisa de que «no tiene sentido» que de esta normativa se puedan ver beneficiadas grandes compañías, mientras los consumidores «se van a acostumbrar» a comprar vía online en vez de acudir a tiendas del barrio.

Así abren los comercios en la fase 1

Todos los comercios que tienen menos de 400 metros cuadrados y algunos que superan esa superficie, como los concesionarios de vehículos. Ahora ya sin cita previa, pero con el aforo limitado al 30 %. En caso de que sea imposible mantener la distancia de seguridad de dos metros, únicamente podrá entrar un cliente de cada vez en el establecimiento. Además, se recomienda habilitar un horario específico para las personas más vulnerables, como los mayores o los que tienen patologías previas.

Quedan excluidas las tiendas que se encuentran dentro de los centros comerciales, a excepción de las que ya están abiertas como las de alimentación y otros productos básicos. Los mercadillos al aire libre pueden habilitarlos los concellos con solo una cuarta parte de los puestos habituales para incrementar la separación entre ellos.

En el caso de los concesionarios o los centros de jardinería pueden abrir sea cual sea su superficie pero mediante cita previa. También están autorizadas para abrir, como novedad, «las entidades concesionarias de juego público de ámbito estatal», a excepción de las que están en los centros comerciales y no cuentan con entrada independiente desde el exterior.

La moda y los concesionarios abren en ERTE

m. sío dopeso

Negocios a medio gas y descuentos en todo el «stock» marcan el arranque comercial de la fase 1

«Había muchas ganas de abrir, y poder hacerlo ya es una victoria moral. Ahora hay que vender», afirmaba este lunes el directivo de un grupo gallego de concesionarios.

Aunque todos los establecimientos tienen más de 400 metros cuadrados, el salvoconducto recogido en el BOE para las comunidades en fase 1 ha permitido que los 100 concesionarios gallegos volvieran a la actividad, aunque de momento solo con la mitad de los 6.500 trabajadores en nómina. El otro 50 % seguirán en ERTE hasta que la evolución del mercado lo requiera.

La primera jornada tuvo un marcado carácter administrativo. «Se han hecho llamadas a los clientes que compraron un coche en marzo y no habían podido recogerlo; y se han retomado operaciones de financiación que quedaron interrumpidas», explica el sector gallego, que por ahora verá limitada su actividad a los clientes que acudan con cita previa. «No hemos hecho ventas. No contábamos con ello, pero sí hemos tenido llamadas preguntando si estamos abiertos», afirman estas fuentes, que cifran en más de un 25 % el descuento mínimo que se van a encontrar quienes acudan a comprar coche, siempre que el modelo elegido sea uno de los más de 10.000 que tienen en stock los concesionarios gallegos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Gobierno prohíbe las rebajas en las tiendas para evitar aglomeraciones