El cierre de la térmica pontesa no pondría en riesgo el suministro, según Red Eléctrica

El Gobierno sostiene que ya remitió a la Xunta los protocolos de actuación para el convenio sobre la transición justa


Ferrol / La Voz

La central de Endesa en As Pontes fue considerada, durante décadas, una de las joyas del sector eléctrico nacional, tanto por tratarse de una de las plantas de mayor capacidad del país, con 1.400 megavatios de potencia, como por su eficiencia. Dos años después de empezar a ejecutar unas obras para adaptar las instalaciones térmicas a los nuevos requisitos medioambientales europeos, se dio de bruces con un proceso de descarbonización acelerado, motivado por la escalada de los costes de adquisición de los derechos de CO2, lo que, unido a otros factores, la expulsó del mercado.

A finales del pasado año, Endesa solicitó su cierre, aunque condicionado a que el proceso de pruebas para utilizar biocombustibles en vez del mineral no sea exitoso. Una de las preocupaciones que ha trasladado la Xunta reiteradamente al Gobierno central es que ese cierre comprometiese la seguridad del suministro. En una respuesta a una pregunta formulada por Vox, el Ejecutivo afirma que se solicitó al operador del sistema, Red Eléctrica de España, la elaboración de un informe previo sobre las consecuencias de ese posible cierre. La empresa remitió con fecha de 28 de febrero ese estudio al Ministerio de Transición Ecológica, «en el que se concluye que consideran que el cierre de los cuatro grupos de carbón de As Pontes es compatible con la seguridad del sistema y la garantía de suministro eléctrico». 

Acuerdo con Galicia

Por otro lado, a través de esta respuesta parlamentaria también se informa de que el Gobierno ya ha remitido a la Xunta de Galicia los protocolos de actuación necesarios para poner en marcha los convenios para la Transición Justa. Para que estos acuerdos sean válidos, se «busca la participación de todos los agentes del territorio en su elaboración, incluyendo administraciones públicas, empresas, organizaciones de los sectores empresariales, organizaciones sindicales, universidades, centros educativos, asociaciones y organizaciones ambientales no gubernamentales, agencias de desarrollo, grupos de acción local y demás entidades interesadas o afectadas», para intentar que los procesos de desmantelamiento de las centrales o minas de carbón no supongan un duro impacto en los municipios afectados.

En Galicia, no obstante, tanto representantes políticos como empresariales y sociales abogan por dar una oportunidad a los biocombustibles para mantener en funcionamiento la térmica, de la que dependen unos 700 puestos de trabajo directos y auxiliares. 

Retomar las obras

Por otro lado, Endesa ha retomado las obras de adaptación de la térmica, que están ya en su última fase, y que habían sido paralizadas por los efectos de la pandemia del coronavirus. La finalización de los trabajos, en los que la eléctrica invierte 217 millones de euros, es un requisito previo a las pruebas con biocombustibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El cierre de la térmica pontesa no pondría en riesgo el suministro, según Red Eléctrica