La sangría del empleo se contiene: 49.000 cotizantes menos en abril, frente a los 900.000 de marzo

El paro crece en casi 283.000 personas y el efecto de los ERTE dispara a 5,2 millones las nóminas por desempleo abonadas

;
La pandemia se cobra otro medio millón de puestos de trabajo Hay casi 3 millones 400 mil trabajadores afectados por un erte.

La Voz / Redacción

 El mercado laboral sigue instalado en los números rojos, aunque las cifras ya no son tan dramáticas como lo fueron en marzo. En abril, la Seguridad Social perdió 49.074 cotizantes, un mal dato para un mes siempre balsámico para el empleo, por el efecto de la Semana Santa, pero no tan negativo si se compara con los casi 899.000 ocupados que perdieron su puesto de trabajo en la segunda quincena de marzo. Tras la destrucción de casi 948.000 empleos en seis semanas de confinamiento, el total de afiliados queda ahora ligeramente por debajo de los 18,4 millones, cifra que incluye casi 3,4 millones de trabajadores en ERTE (que siguen de alta en la Seguridad Social y que suponen casi uno de cada cuatro afiliados al régimen general), según los datos publicados este martes por el Gobierno. 

La estadística muestra que la evolución del mercado de trabajo fue positiva durante todo abril hasta llegar al día 30, cuando coincidiendo con el cierre del mes (fecha de fin de muchos contratos temporales), se dieron de baja 103.888 cotizantes. A diferencia del mes anterior, hay creación de empleo en ciertos colectivos, como los trabajadores indefinidos (21.118 nuevos afiliados) y sectores como la agricultura (33.337) o la construcción (27.035). Los ajustes se siguen cebando con los eventuales, con 59.000 bajas durante el mes, y con las mujeres, ya que todo el empleo destruido en abril fue femenino: 56.815 bajas, frente a las 7.741 altas de nuevos ocupados. El comercio y la educación fueron las actividades donde se perdieron más puestos de trabajo.

Donde no se rebaja la presión es en las oficinas (virtuales) del Servicio Público de Empleo, el antiguo Inem, en las que en abril se anotaron 282.891 nuevos parados, lo que supone un incremento del desempleo del 8 % (el mayor de este mes en toda la serie histórica), que recoge parte de los trabajadores que perdieron su puesto el mes anterior y que todavía no se habían inscrito como demandantes de empleo. No incluye los trabajadores en ERTE, puesto estos siguen computando como ocupados pues sus contratos están suspendidos temporalmente, pero no extinguidos.

El efecto de los ERTE sí se nota en la cifra de prestaciones abonadas por el SEPE, que rozaron los 5,2 millones, tres millones más que en abril del 2019 y la cifra más alta de la historia, aunque el dato total de parados (3.831.203) está aún lejos de los más de cinco millones que se llegaron a registrar a comienzos del 2013, en lo peor de la anterior crisis. El efecto de los ERTE disparó la nómina de las prestaciones hasta los 4.512 millones de euros. Y eso a pesar de que no todos los trabajadores cobraron su paga, aunque Trabajo asegura que sí tramitaron «la práctica totalidad de prestaciones por ERTE que han llegado al SEPE durante el mes de abril».

Desde el ministerio apuntan, además, que el ritmo de crecimiento del paro, que fue particularmente intenso a finales de marzo y en la primera mitad de abril, se ha moderado desde la Semana Santa.

165.000 gallegos en ERTE

En Galicia, donde son 165.000 los trabajadores en ERTE que siguen figurando como cotizantes a la Seguridad Social, el paro creció en 17.148 personas, un incremento del 9,8 %, casi dos puntos por encima de la media estatal, aunque la variación interanual (del 15 %) es casi seis puntos inferior. 

El comercio gallego sigue con la verja echada

Una librería gallega con la verja a medio abrir, en el día en que se permitía su reapertura
Una librería gallega con la verja a medio abrir, en el día en que se permitía su reapertura

Un 10 % abrió este lunes con cita previa, la mayoría esperará al día 11 y más de un 30 % ya no volverá

El miedo a las consecuencias de la apertura es más fuerte que la necesidad de abrir y empezar a despachar después de 50 días cerrados. Y eso explica que apenas un 10 % de los comercios gallegos de los más de 50.000 que ayer podrían haber comenzado a atender a los primeros clientes con cita previa (según las directrices de la fase 0 de la desescalada) levantaran las verjas.

La gran mayoría optó por mantenerlas a medio echar para, mientras aclaran dudas, empezar a acondicionar el negocio a las exigencias de esta nueva normalidad todavía en estado de alarma, y a arrancar la actividad el 11 de mayo. Pero otros muchos, entre un 30 y un 40 % ni siquiera dieron señales de vida, porque es muy probable que ya no vuelvan a abrir. Ese es el porcentaje de negocios destruidos por esta crisis sanitaria que maneja la delegación gallega de ATA (Federación de Autónomos). «Tememos un porcentaje de destrucción de comercios incluso superior al 40 %», afirma Rafael Granados, presidente de ATA Galicia, que cifra en 70.000 los negocios gallegos (no solo comercio) que han pedido la prestación por cese de actividad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La sangría del empleo se contiene: 49.000 cotizantes menos en abril, frente a los 900.000 de marzo