Los negocios de compraventa de oro tienen lista de espera: «Algunos están desesperados»

La pandemia hace resurgir el fantasma de la crisis del 2008, cuando carteles de "compro oro" proliferaban por toda Galicia


Redacción / La Voz

Como las zapaterías, las peluquerías o las librerías, también esta semana abrieron sus puertas los negocios de compraventa de oro. Pero a diferencia de los demás, estos establecimientos tienen una larga lista de espera. «La gente nos está llamando desde hace dos meses», reconoce Eva María Santomé, de Piedrajoya, en Vigo. «Algunos están desesperados». La urgencia de los que más están sufriendo esta crisis hace rememorar el fantasma de la del 2008, cuando locales con llamativos carteles de «compro oro» proliferaron por toda Galicia. Muchas familias sin trabajo ni ingresos sobrevivieron a aquellos duros años con el empeño de sus joyas y objetos de valor. Todo parece indicar que con el coronavirus se repetirán esas trágicas historias.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Los negocios de compraventa de oro tienen lista de espera: «Algunos están desesperados»