El Corte Inglés tomará la temperatura a los clientes y controlará el aforo

Pondrá en marcha una serie de medidas especiales para los probadores y la devolución de artículos


Toma de temperatura generalizada y reducción del aforo. Esas son solo algunas de las medidas que El Corte Inglés prevé para su vuelta a la nueva normalidad. Según el plan de contingencia que ha diseñado la compañía de cara a la apertura de sus tiendas, la toma de temperatura (tanto para clientes como para trabajadores) será la norma dentro de sus centros. 

Y esta es solo una de las medidas que figuran en la hoja de ruta que el gigante de la distribución ha comunicado este lunes a los sindicatos. En el plan también se destaca que, en «función de la disponibilidad», se realizarán test rápidos de anticuerpos para el personal que esté o se vaya a incorporar, priorizando a los trabajadores que se reincorporan después de haber sido un caso confirmado, probable o posible.

Además, se mantendrán las medidas actuales de protección con la distancia de seguridad de dos metros para evitar los contactos y, además, se recomendará el lavado habitual de manos con jabón o gel desinfectante. 

Por su parte, los trabajadores llevarán obligatoriamente mascarillas en las actividades en las que haya un contacto estrecho con el cliente. Por eso, a los empleados se les proporcionará mascarillas FFP2 y una bata desechable o lavable. También será obligatorio el uso de guantes y pantalla facial siempre que no sea posible el distanciamiento. 

El Corte Inglés también reforzará el control del aforo de sus centros, así como la señalización de la seguridad. Y para probadores y devolución de artículos establecerá una serie de medidas especiales. 

Por otro lado, se eliminará la chaqueta en la uniforme masculino y se incorporará una vestimenta casual para el personal que no esté de cara al público. Además, para evitar aglomeraciones en las zonas comunes se van a distribuir los tiempos de descanso, recomendando las jornadas continuadas y se flexibilizarán las horas de entrada y salida de los trabajadores. Por último, el grupo tiene previsto reforzar sus protocolos de desinfección diaria cuando los centros estén cerrados para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes.

Tras decretarse el estado de alarma en España para frenar la expansión del coronavirus, El Corte Inglés se vio obligado a cerrar todos sus centros en España, dejando únicamente operativas todas sus áreas de alimentación y productos de primera necesidad. Esto supone tener operativos alrededor de 300 establecimientos comerciales que incluyen todos los supermercados Supercor, los hipermercados Hipercor, y las áreas de alimentación y gran consumo de los centros de El Corte Inglés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Corte Inglés tomará la temperatura a los clientes y controlará el aforo