CaixaBank reserva 400 millones y reduce al mínimo el beneficio

La entidad prevé cerrar el año sin pérdidas


Redacción / La Voz

CaixaBank ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio atribuido de 90 millones de euros, un 83,2% inferior al del mismo período del ejercicio anterior, tras realizar una provisión extraordinaria de 400 millones ante los impagos que prevé entre los créditos de sus clientes durante los próximos meses por la crisis del coronavirus.

También como consecuencia de los impactos de la pandemia, el banco presidido por Jordi Gual ha dejado sin efecto los objetivos financieros previstos para el 2021 dentro de su plan estratégico, que será «revisado», tal y como indicó ayer el consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, en la presentación de los resultados. Gortázar anticipó que «desafortunadamente» CaixaBank tendrá que seguir «incrementando» las provisiones a lo largo de todo el ejercicio. La razón fundamental es la estimación de que una parte de los créditos puedan entrar en situación de morosidad a lo largo del año «dependiendo de cómo evolucione» la situación económica. Hasta ahora, el banco ha recibido 220.000 peticiones de moratoria de clientes. «Aunque moratoria no es necesariamente morosidad», indicó Gortázar. En cualquier caso, el ejecutivo aclaró que no prevén cerrar el año en pérdidas, aunque sí «con un resultado inferior» al que se registró en el 2019. El consejero delegado de CaixaBank avanzó que esos impagos procederán, en su mayoría, de pymes y los autónomos, más que de grandes corporaciones o familias. Aunque, «todo el mundo estará afectado en esta crisis».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

CaixaBank reserva 400 millones y reduce al mínimo el beneficio