Santander sacrifica casi todo su beneficio al dotar 1.600 millones para afrontar la crisis

Ganó 331 millones en el primer trimestre, un 82 % menos


Madrid / Colpisa

Banco Santander ha decidido optar por la máxima prudencia al dejar en mínimos su beneficio trimestral tras reservar dinero de cara a las contingencias que puedan llegar a lo largo de los próximos meses por la crisis del coronavirus. La entidad cerró marzo con unas ganancias netas de 331 millones de euros, lo que supone un 82 % menos que en el mismo período del año anterior. Este abultado descenso se explica por las provisiones realizadas por la entidad para afrontar un ejercicio en el que el banco asume que repuntarán los impagos en créditos de una parte de sus clientes. El grupo ha dotado inicialmente 1.600 millones para cubrir esas contingencias.

La entidad ha tomado esa medida a tenor de la información macroeconómica futura que tiene entre sus manos, como los cambios que se prevén en el PIB, el desempleo o los precios de la vivienda. Y aclara que ese cargo «se basa en una estimación anticipada de las pérdidas en préstamos a causa de la pandemia». Sin embargo, el Santander reconoce que «todavía es demasiado pronto para conocer todos los efectos económicos de la crisis» o sacar conclusiones al respecto. En la presentación de resultados de este martes, el consejero delegado, José Antonio Álvarez, explicó que la entidad trabaja con un escenario muy similar al publicado la semana pasada por el FMI, es decir, un 8 % de caída del PIB. No obstante, maneja varias posibilidades en torno a esa incertidumbre, en especial para la recuperación: «Una combinación de la recuperación en V y otra pensando en que se alargue más», afirmó.

Ante este panorama, el ejecutivo anticipó que sus cálculos pasan por que la moratoria hipotecaria alcance entre el 15 y el 20 % de la cartera -ahora está en el 8 %-, así como entre el 20 y el 25 % en el caso del crédito al consumo, frente al 9 % actual. El ejecutivo no descarta que el banco tenga que hacer más provisiones este año aunque resaltó que el margen neto de 25.000 millones da al Santander «gran potencia» para absorber pérdidas. «No contemplamos en ningún caso destruir capital este año», anticipó. Las acciones del Santander cerraron con un alza del 4,8 %, después de cotizar durante toda la jornada en positivo. Los inversores valoran más las medidas de contención aunque sea a costa del beneficio a corto plazo.

La presidenta del banco, Ana Botín, señaló en un comunicado que el grupo se encuentra «en una posición sólida». «Las provisiones de este trimestre refuerzan nuestras ratios de cobertura». En cualquier caso, Botín aclaró que la entidad «revisará los objetivos estratégicos cuando tengamos una visión más completa del impacto de la crisis». «Estamos preparados para superar la recesión prevista gracias a la diversificación de nuestra cartera», indicó. Un 59 % de su resultado proviene de América.

El beneficio ordinario (sin provisiones) fue de 1.977 millones, un 1% más. En España se mantuvo estable en los 352 millones.

9.600 millones en ICO

Hasta marzo, la actividad en España ha registrado alzas en el crédito empresarial como consecuencia de los avales del ICO por el coronavirus. Santander ya ha consumido lo que se el asignó en las dos líneas de 20.000 millones: 2.600 millones para grandes empresas y 7.000 a pymes y autónomos. José Antonio Álvarez espera que el crédito de empresas crezca de forma significativa en el segundo trimestre, por la demanda que aún está pendiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Santander sacrifica casi todo su beneficio al dotar 1.600 millones para afrontar la crisis