La mitad de los afectados por un ERTE aún no tienen reconocida su prestación

El SEPE, con apenas 6.200 trabajadores, ha tramitado 1,9 millones de expedientes durante el estado de alarma, el 80 % de los que ha recibido


Madrid / Colpisa

Los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se están «dejando la piel». No lo dicen solo ellos, sino que así lo admitió recientemente la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien llegó incluso a pedir para este colectivo un aplauso a semejanza del que cada día a las 8 de la tarde se realiza por los profesionales sanitarios. Aunque sin bata blanca, son otros de los héroes de esta crisis, que trabajan a destajo, los siete días de la semana y a doble turno, para intentar que ninguno de los afectados por esta pandemia se quede sin cobrar su prestación por desempleo; de hecho, en poco más de un mes, han reconocido el paro a casi 1,9 millones de afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), aunque se trata de menos de la mitad de los presentados. «Hay muchísimo compromiso, hay una especie de conciencia de que somos imprescindibles para el bienestar ciudadano; sin nosotros la gente no puede comer», explica Pilar Seoane, directora de una oficina de empleo en A Coruña y representante de CC OO.

Pero pese a la importante labor que tienen entre sus manos, como es gestionar qué parados tienen derecho a una prestación y otorgarles la mejor posible -según precisa Seoane-, los recursos son mínimos. Poco más de 6.200 funcionarios están actualmente trabajando para gestionar un volumen de prestaciones que sobrepasa los 6,2 millones. Y es que si ya el ritmo de trabajo del SEPE es habitualmente frenético, porque tienen que abonar cada mes más de 2,1 millones de prestaciones por desempleo, su carga de trabajo se ha multiplicado por seis o siete, ya que ahora se le suman los más de 4,1 millones de trabajadores que están afectados por un ERTE por culpa del coronavirus -según datos aportados por CC OO- y la gran mayoría están a la espera de recibir esta ayuda económica del Estado. Concretamente, desde el 16 de mayo hasta el 20 de abril se han reconocido 1.884.816 prestaciones, según los datos aportados a este periódico por el organismo público. Esto significa que si se han presentado más de 520.000 ERTE que afectan a 4,1 millones de trabajadores, apenas se han tramitado el 45 %.

Pero esto no es culpa del SEPE, que reconoce diariamente más del 80 % de las prestaciones que le llegan, según sus datos. De hecho, su ritmo de trabajo se ha intensificado hasta tal punto, que si en la primera semana de confinamiento tramitaron 162.852 prestaciones, en la última superaron las 800.000. Solo el martes reconocieron 140.000 en un día, una media que confían en mantener diariamente hasta que se estabilice esta situación. «Se están reconociendo a un ritmo como nunca en la historia de España», alabó la ministra.

El embudo más importante se produce en las autoridades laborales competentes, que son quienes tienen que tomar la decisión última sobre si autorizan o no estos expedientes de las empresas, para lo que el Gobierno les dio un plazo de cinco días que en algunas comunidades han ampliado a diez. Es más, muchos de los ERTE que llegan al SEPE lo hacen con silencio administrativo, lo que se entiende como positivo.

Además, desde las oficinas de empleo denuncian también que muchos de los expedientes que les llegan por parte de las asesorías (en tablas Excel) contienen errores (como por ejemplo fallos en el DNI) y, por tanto, complican su tramitación y les retrasa también en su resolución. No todos cobrarán en mayo «Estamos haciendo un esfuerzo titánico, pero vamos a tener muy complicado conseguir llegar a resolver el 100 % pese a que estamos al 200 % de nuestra actividad», admite Manuel Galdeano, coordinador de CSIF en el SEPE, quien destaca que en 20 años de trabajo «no ha visto nada igual», ni siquiera en la crisis de 2008, que «ya fue una salvajada». Así, descarta que esos cuatro millones de afectados puedan cobrar en mayo su paro. «Llegamos hasta donde llegamos», se lamenta, mientras precisa que cada prestación por desempleo tiene detrás una persona, con su propia casuística personal y laboral, por lo que no puede asimilarse a ninguna otra a efectos de una automatización generalizada. Además de esos 1,9 millones de expedientes tramitados, el SEPE ha atendido en el último mes 455.953 llamadas de consultas y ha dado más de 1,1 millones de citas previas on line de prestaciones.

«La cuestión no es cuántos concursos habrá, sino cuántos podemos evitar»

m. sío dopeso

El abogado cree que las ayudas son clave para que las pymes resistan y sobrevivan, «porque los clientes no se han acabado»

Francisco Prada Gayoso (Valdeorras, Ourense, 1944) lleva más de 40 años resolviendo situaciones de insolvencia empresarial. Exinspector de Hacienda, auditor, economista y abogado, es presidente fundador del despacho PradaGayoso, y ha asesorado reestructuraciones como las de Nózar, Quabit o la más reciente de Dia. También ha sido administrador concursal del Deportivo y del Celta, desde su experiencia, opina que aún hay tiempo para evitar el desmoronamiento de pymes y autónomos. «Sería un desastre», afirma.

-En enero España tenía 4.000 expedientes de regulación temporal de empleo. Tras un mes en estado de alarma hay 500.000. ¿Vamos hacia una crisis peor que la que vivimos desde el 2008 al 2014?

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La mitad de los afectados por un ERTE aún no tienen reconocida su prestación