Las economías del euro agonizan a la espera de un fondo europeo anticrisis

Cristina Porteiro
cristina porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

POOL

Alemania y Austria exigen a los países pagar peaje si quieran acceder a las ayudas

24 abr 2020 . Actualizado a las 13:15 h.

Una mesa, un ordenador y el abismo bajo sus pies. Los líderes europeos volvieron a reunirse esta tarde de forma telemática para tratar de articular un fondo europeo anticrisis que ayude paliar los efectos de la Gran Reclusión. La cita terminó como siempre: con eufemismos para disfrazar sus divisiones y la invitación para verse las caras más adelante (el 6 de mayo).

Bajo los juegos semánticos y los debates moralistas del Consejo Europeo se abre el enorme precipicio por el que cada día se despeñan miles de negocios, trabajadores y familias abocadas a perder sus rentas. La pandemia está arrasando con el tejido productivo de países como España e Italia «a una velocidad sin precedentes», como advirtió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Las economías agonizan ante la incapacidad de sus Estados de mantenerlas a flote con sus propios recursos. Por eso Madrid, Roma y París pidieron hoy a sus socios desplegar de forma urgente un enorme fondo de reconstrucción que alivie la factura al Sur. Y sus vecinos aceptaron sobre el papel, pero no hubo rastro de consenso sobre cómo financiarlo.

España acudió con una propuesta ambiciosa para evitar morir ahogada por una enorme bolsa de deuda y no tener que acudir a un rescate: movilizar hasta 1.5 billones de euros utilizando los presupuestos europeos como aval en la emisión de bonos conjuntos a perpetuidad. «Si todos estamos en un mismo barco necesitamos una inversión común», justificó la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. Los fondos se transferirían directamente a los países más afectados, sin cargas adicionales. Francia sugirió crear un fondo similar, pero de carácter temporal y desvinculado de los presupuestos europeos, con capacidad para emitir deuda a muy largo plazo.