El petróleo cotiza en negativo por primera vez en la historia

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Mohssen Assanimoghaddam

El precio en el mercado de Estados Unidos se desploma y el barril de Texas cierra los contratos para mayo a -37,63 euros por barril. Este hecho histórico desploma las bolsas europeas y americanas

05 may 2020 . Actualizado a las 20:50 h.

Tanto petróleo hay que nadie quiere, que los precios del oro negro están en mínimos históricos. El brent, de referencia en Europa anda por los 26 dólares el barril, un nivel incluso algo inferior al alcanzado en enero del 2016 (el día 20 de ese mes, 27,68), cuando tocó un suelo no visto desde el 2003. Pero al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, el drama es mayor, porque el barril de Texas cotizó este lunes en negativo por primera vez en su historia. Concretamente, a -37,63 dólares por barril. O sea, los productores norteamericanos pagan para que les compren la materia prima.

 Así que el augurio que lanzaba hace un mes Paul Sankey, analista de Mizuho Securities, de que el petróleo se hundiría hasta los cero dólares, o incluso a terreno negativo, no era tan descabellado. 

Y todo ocurre porque hay demasiado crudo en el mercado. No sería así si el coronavirus no se hubiera cruzado en el camino, pero lo ha hecho, y el desplome de la demanda es tal y en tan poco tiempo (de un 30 %, según la Agencia Internacional de la Energía, la AIE) que ha pillado con el pie cambiado a los países productores, que han reducido oferta, pero no lo suficiente. Pero es que, además, de que nadie compra petróleo, ya casi no queda sitio en los depósitos para guardarlo.

Juan Carlos Higueras, analista económico y profesor de EAE Business School, calcula que en mes y medio se agotará del todo ya la capacidad de almacenamiento. Conclusión, «van a tener que recortar producción y cerrar pozos», afirma concluyente.

La AIE avisó hace unos días de que el 2020 sería «el peor año de la historia para el petróleo» y alertó de que el exceso de oferta pondría a prueba la capacidad mundial de almacenar crudo, con el riesgo de que la saturación en algunos yacimientos obligue a parar la producción.

A la vista de lo que está ocurriendo, Higueras concluye que el acuerdo alcanzado hace unos días por la OPEP (más bien Arabia Saudí) y Rusia para recortar oferta —después de unas semanas en guerra— es totalmente insuficiente, «no sirve para nada». Además, explica que, a diferencia de lo que ocurre en los países productores tradicionales, en los que son los Gobiernos los que marcan la política petrolífera, en Estados Unidos, son miles de pequeños empresarios que se han hecho de oro gracias a la técnica del fracking y que no atienden a razones para bajar producción así como así.

A Higueras le parece una exageración plantear un escenario de precios cero, al menos para el brent, pero sí estima que las cotizaciones van a seguir bajando hasta los 15 dólares por barril de referencia en Europa, lo que supondrá una «catástrofe» para los países que viven del crudo, y también para las petroleras, como Repsol. El analista de la EAE Business School considera que muchos Estados deberán ir pensando en transformar sus sistemas económicos para no depender tanto del crudo, como ya tuvo que hacer Catar, por ejemplo.

Higueras no recuerda una situación como la que se está viviendo en la actualidad, claro que «no hemos vivido una posguerra», asume.