Dos millones de trabajadores esperan aún por el visto bueno de su ERTE

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Mercado laboral, una oficina de empleo cerrada por la crisis sanitaria
Mercado laboral, una oficina de empleo cerrada por la crisis sanitaria Eduardo Parra - Europa Press

Sin ese primer trámite, no se activa el procedimiento para poder cobrar el paro

16 abr 2020 . Actualizado a las 08:35 h.

Uno de cada cuatro españoles que a finales de febrero tenían un empleo asalariado por cuenta ajena están actualmente afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). De los casi 16 millones de personas afiliadas al régimen general de la Seguridad Social antes del confinamiento, ya son 3.889.000 los que han sido incluidos por sus empresas en un ajuste laboral, bien de suspensión de sus contratos, bien de reducción de sus jornadas (y sus salarios). La cifra la avanzó el presidente Pedro Sánchez en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde horas más tarde el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, avanzaba que la cifra final de afectados llegará a los cuatro millones.

De estos, solo la mitad, unos dos millones, han recibido el visto bueno a su ERTE por parte de la autoridad laboral (autonómica o estatal), un primer trámite que libera a la empresa de sus obligaciones salariales y, en el caso de que el ajuste sea por fuerza mayor, la exonera de abonar las cotizaciones sociales. Pero falta luego un segundo paso, vital para el trabajador, que es el reconocimiento de la prestación por desempleo por parte del Servicio Público de Empleo (SEPE), dependiente del Ministerio de Trabajo. En este departamento no concretaron ayer cuántos de estos dos millones tienen ya tramitado el paro y, por tanto, saben seguro que lo cobrarán a principios de mayo, aunque afirman que el lunes y el martes de esta semana se aprobaron, cada día, más de 100.000 solitudes.

Para los que aún no tienen reconocida la prestación, y especialmente para los dos millones cuyo ERTE aún no tiene el plácet, el calendario es más incierto. Porque a pesar de que Escrivá dijo que el ritmo de autorización de expedientes avanza a unos 200.000 trabajadores al día, lo que permitiría dejar prácticamente todos los ERTE resueltos antes de final de mes, esto no basta para asegurar el cobro del paro si no se desatasca el cuello de botella en el SEPE, por lo que no se puede descartar que, salvo que se agilicen los trámites o se modifiquen los plazos de pago, muchos afectados por un ERTE no cobren el desempleo hasta comienzos de junio.